Jerez

El último Defensor de la Ciudadanía

  • Francisco Reinoso deja el cargo, tras esperar sin respuesta su despedida oficial y entrega las llaves de la Oficina Jerez se queda sin esta figura que será sustituida por una comisión de sugerencias

El Defensor de la Ciudadanía, Francisco Reinoso, entregó ayer las llaves de esta Oficina a los representantes de los grupos municipales, a los que decidió citar ante la falta de respuesta oficial del Ayuntamiento a su dimisión. De hecho, Reinoso que ya ha puesto su cargo a disposición del pleno en dos ocasiones, la última en enero de este año, seguía ejerciendo como Defensor y ayer presentó a los concejales la memoria de los expedientes que se han tramitado en estos meses.

La eliminación de la figura del Defensor de la Ciudadanía ya había sido anunciada por el gobierno local, quien se ampara en la adaptación de Jerez a la Ley de Grandes Ciudades para explicar su desaparición. No obstante, hasta ahora, según dijo ayer Reinoso, oficialmente el Ayuntamiento no había aceptado su dimisión. Agregó que hace unos días envió un escrito a la alcaldesa María José García-Pelayo para entregarle las llaves de la Oficina de una forma oficial, pero ante la falta de respuesta, tomó la iniciativa y citó para ayer a los portavoces de los grupos municipales "como representantes del pleno, que fue el que me eligió". Hay que recordar que Reinoso mostró su decisión de dejar el cargo por su desacuerdo con el ERE municipal, que dejó su oficina con sólo un trabajador, mientras que los tres restantes fueron despedidos. "Hubiera entendido las razones económicas, pero no que se utilizasen criterios tan arbitrarios, como decir que esas personas no eran competentes o que no eran polivalentes. Yo vengo del mundo sindical y eso es una injusticia y una condena para esos trabajadores. Con esos informes, ¿quién les va a contratar ahora?".

Aunque la Oficina del Defensor de la Ciudadanía depende de Presidencia, a la entrega de llaves no acudió el primer teniente de alcalde, Antonio Saldaña, sino el delegado de Personal y Seguridad, Javier Durá y el delegado de Participación y Distritos, José Galvín. Por parte de la oposición estuvieron Juan Pedro Crisol (PSOE), Rocío Montero (Foro Ciudadano) y Joaquín del Valle (IU), quienes agradecieron la labor desempeñada por Reinoso y lamentaron la eliminación de esta figura. En una declaración conjunta señalaron que la desaparición de este órgano supone "una pérdida de la calidad democrática y de los cauces de participación ciudadana en la vida municipal, que el gobierno del PP ha fulminado en el nuevo Reglamento de Participación Ciudadana".

Reinoso no ocultó que le hubiese gustado una despedida más formal, aunque manifestó que el encuentro con los representantes del gobierno municipal se desarrolló de forma cordial. En la Oficina, en la que permanecía solo desde hace un tiempo, porque el trabajador que quedaba adscrita a la misma está de baja, han quedado pendientes de resolver unos siete expedientes. Los más complicados, alrededor de 15, también sin resolver, relacionados principalmente con infraestructuras y urbanismo, han sido enviados, según dijo, al Defensor del Pueblo Andaluz en virtud de un convenio de colaboración que existe con este órgano.

Durante estos primeros meses del año, el Defensor de la Ciudadanía ha recibido 76 demandas de intervención motivadas por muy diferentes quejas, además de 27 consultas. Urbanismo sigue siendo el área que más reclamaciones acumula, entre otros motivos, por las numerosas competencias que abarca, como por ejemplo la normativa sobre ruidos, un problema, que según Reinoso, se encuentra entre los más denunciados. No obstante, el ya ex Defensor de la Ciudadanía señaló "la mejora" que se ha producido en la respuesta a estos problemas desde que Agustín Muñoz ocupa la delegación de Urbanismo, sustituyendo a Saldaña. También valoró que el Ayuntamiento emprenda una campaña para intensificar la vigilancia con el fin de evitar de que los dueños dejen de recoger los excrementos de sus perros. "Con ese tema nos hemos tirado cerca de dos años y espero que de verdad se tomen medidas".

La marcha del Defensor de la Ciudadanía de Jerez coincide prácticamente con la de José Chamizo como Defensor del Pueblo Andaluz, y ayer Reinoso destacó uno de los párrafos del escrito que éste último le ha remitido: "Cuando cíclicamente ocupamos los debates políticos con el desapego de las personas a las instituciones y sus quehaceres; cuando ratificamos la necesidad de una democracia más efectiva y real, cuanta más transparencia reivindicamos, parecemos olvidar que los Defensores son las instituciones que más y mejor han ofrecido su trabajo para lograr la presencia de estos valores en nuestras instrucciones".

Desde el Ayuntamiento huyeron ayer de cualquier polémica, intentando transmitir que la despedida del Defensor de la Ciudadanía se ha producido de forma normal. "En la reunión los delegados municipales le han agradecido la labor prestada", mantiene en un comunicado el gobierno local, destacando que siempre ha habido con el Defensor una relación de colaboración y un contacto estrecho. Recordó que de acuerdo al nuevo Reglamento de Participación Ciudadana, las funciones de defensa de los intereses de los ciudadanos las asumirá una comisión de sugerencias y reclamaciones, según establece la ley de bases de Régimen Local.

Esta comisión debe estar presidida por la alcaldesa, lo que según la oposición "supone una paradoja y un hecho insólito", ya que la primera edil tendría que defender a los ciudadanos que reclamen al Ayuntamiento. El gobierno local dijo ayer que su intención era que el Defensor de la Ciudadanía presidiese esa comisión, pero que la ley lo impide y que tampoco ve lógico que la comisión sea presidida por la alcaldesa, "pero es a lo que nos vemos obligados y por eso no hay problema en cederla a la oposición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios