Crítica

Apoyos a la lírica en tiempos de incertidumbre

Un momento del espectáculo del pasado jueves en la Asunción. Un momento del espectáculo del pasado jueves en la Asunción.

Un momento del espectáculo del pasado jueves en la Asunción.

Este

año, los Claustros de Santo Domingo, envoltorio ideal para presentar recitales líricos veraniegos, han cedido su encantador entorno al no menos admirable sitio de la plaza de la Asunción. Una solución pensada por el Ayuntamiento jerezano, para apoyar a la lírica en estos momentos de gran incertidumbre que estamos pasando.

Con la colaboración en la organización de Escena Lírica, empresa responsable de la organización de los diferentes conciertos y recitales en este nuevo entorno, el jueves por la noche pudimos asistir a la puesta en escena de un recital lírico producción de la compañía Staff Ópera, con la actuación de la soprano lírica Ana Troncoso y la mezzosoprano Inmaculada Salmoral.

Es imposible que todo salga bien, si entendemos como “bien”, el concepto de cómo se ponían en escena los recitales antes de la dichosa pandemia. La obligada reducción de aforo que las autoridades, con toda razón, nos imponen, y las medidas de seguridad, han hecho aguzar el ingenio, y la solución encontrada ha sido la de acotar un recinto en la plaza para sillas que respetan las distancias y con un control férreo a la entrada. Pero a la vez, se puede disfrutar del concierto en cualquiera de los locales y bares que hay alrededor, y que cumplen también con las medidas de seguridad. La solución es muy buena, pero evidentemente no perfecta, ya que el ruido es inevitable, y la sonorización mediante micrófonos obligada. Pero a pesar de todo es para estar de enhorabuena, ya que se mantiene y se apoya la lírica. Enhorabuena en este sentido a los organizadores.

Y enhorabuena a Ana Troncoso e Inmaculada Salmoral, soprano y mezzosoprano, que dulcificaron la noche del jueves jerezano, acompañadas de Elías Oñate al piano.

Ambas artistas son conocidas en Jerez por haber actuado como integrantes del Coro del Teatro Villamarta y por haber protagonizado una estupenda versión de 'Madama Butterfly' en el gran coliseo de Jerez.Dieron un recital amplio y con dos partes diferentes. La primera de ellas dedicada a la lírica allende nuestras fronteras, con arias y dúos de Hoffman, Dvôrak, Délibes, Verdi y Puccini. Un comienzo excelente donde las dos artistas llenaron de paisajes europeos de ópera la plaza de la Asunción.

A modo de intermedio, Elías Oñate interpretó estupendamente al piano, con sabor y acento cubano, la 'Habanera' de Ernesto Lecuona, como introducción a la segunda parte del recital que sería netamente español. 'La Gran Vía', 'Chateau Margaux', 'El Barberillo de Lavapiés' fueron las zarzuelas elegidas para la noche de recital, donde romanzas y dúos se fueron intercalando, consiguiendo un gran aplauso del público asistente.

Particularmente me gustó mucho la interpretación de Ana Troncoso del vals 'No sé qué siento aquí' de la zarzuela en un acto 'Chateau Margaux' del maestro Fernández Caballero. Una interpretación excelente tanto en lo dramático como en lo canoro.

Al final hubo propina, y ambas cantantes interpretaron la Habanera de Don Gil de Alcalá de Penella. Una preciosa elección para finalizar una agradable velada veraniega apoyando a la lírica en las calles de Jerez. Esperemos que se repita y que la lírica siga siendo una de las señas de identidad jerezana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios