Música

Un recital lírico cuidado con mimo, en un entorno seductor

  • Máriam Guerra, Miguel Alonso y José Miguel Román cierran de forma brillante en los Claustros el ciclo Delicatessen

Un momento de la actuación de Máriam Guerra, junto a Miguel Alonso y José Miguel Román, en los Claustros. Un momento de la actuación de Máriam Guerra, junto a Miguel Alonso y José Miguel Román, en los Claustros.

Un momento de la actuación de Máriam Guerra, junto a Miguel Alonso y José Miguel Román, en los Claustros. / Vanesa Lobo (Jerez)

Los Claustros de Santo Domingo son un envoltorio ideal para presentar un recital lírico como el que pudimos ver la noche del pasado jueves, a cargo de tres artistas de proyección en el difícil y complicado mundo de la ópera. El nexo común entre ellos es, además del musical, por supuesto, la juventud.

Máriam Guerra es una soprano jerezana que posee gran habilidad para ejecutar complicados pasajes de coloratura, sobre todo en registros medio-altos. Su voz es de factura natural agradable, y sus interpretaciones están cargadas de sutilezas, a las que saca buen partido, pese a no tener un registro ancho.

En los Claustros de Santo Domingo nos presentó un recital muy trabajado y empastado, tanto con el piano, como con su acompañante en los dúos de ópera y zarzuela del programa. En mi opinión, destacaría la magnífica interpretación que hizo de la conocida aria de 'La Reina de la Noche' de la ópera 'La Flauta Mágica' de Mozart: 'Der Hölle Rache', donde además lució vis dramática. Y a la hora de abordar los dúos, me convenció en 'Dunque io son' de 'El Barbero de Sevilla' de Rossini, y en '¿Por qué de mis ojos…?' De la 'Revoltosa' de R. Chapi. Muy bien.

Acompañó a la soprano jerezana, el barítono canario Miguel Alonso, que también posee una buena habilidad para desarrollar temas de coloratura. A mi juicio interpretó muy bien los dos temas de Rossini del programa, que sin duda se adaptan adecuadamente a su tesitura vocal y a su habilidad canora.

El recital lírico lo abrió José Miguel Román, excelente pianista jerezano, interpretando el 'Preludio' de 'Cavalleria Rusticana' de Mascagni, para centrarse luego en el acompañamiento de Máriam y Miguel. Su peso en el concierto fue muy importante, dando seguridad a ambos cantantes, arropándolos en todo momento. En la segunda parte también nos obsequió con una estupenda versión para piano, del intermedio de 'La Leyenda del Beso' de Soutullo. Muy bien.

No en vano, José Miguel es maestro repetidor del Teatro Villamarta y de la Ópera de Canarias. Pronto partirá para tierras valencianas para incorporarse al equipo del Palau de les Arts de Valencia.

Un concierto lírico de 'Música Delicatessen', en un lugar ideal para una suave noche de verano como son Los Claustros de Santo Domingo, delicadamente iluminados, y con muy “buena atmósfera”, como dicen los ingleses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios