Cultura

El rostro popular de programas dobles en los cines de barrio

  • Pica valía para todos los géneros: del thriller al western, del terror a la comedia

 Cuando Antonio Pica vivía a principios de la pasada década de una exigua pensión en un pequeño bajo de Jerez recibía cada cierto tiempo un cheque con una pequeña cantidad. Era el dinero que le seguía reportando su participación como grande de España, junto a Jaime de Mora y Aragón y Eduardo Fajardo, en el film galo Delirios de grandeza (1971), de Gerard Oury, protagonizado por Louis de Founes e Yves Montand y con música de Michel Polnareff. Era la única película de su larga filmografía que se seguía programando asiduamente en televisión. En la televisión francesa. Todo un clásico popular.

Porque la carrera de Antonio Pica está repleta de películas olvidadas, producciones para el consumo rápido de los cines de programa doble. Para esas películas los productores necesitaban actores eficaces, directores  sin miramientos y guiones plagados de personajes con poca profundidad psicológica. El éxito estaba asegurado sencillamente porque se gastaba poco.

Un director especializado en este tipo de trabajo, capaz de saltar de un género a otro, era Julio Buchs, que solía incluir en su plantel a Pica, desde El hombre que mató a Billy el niño (1967) a Una señora llamada Andrés (1970), con Carmen Sevilla. También León Klimovsky llamaba a Pica para algunas de sus películas de terror con Paul Naschy. Decía Klimovsky en una entrevista: “No puedo hablar de esas películas porque no las recuerdo. Eran todas iguales”.  Con Juan Bochs hizo Los mil ojos del asesino, rodada en Lisboa, donde fue imposible la coproducción porque, como recuerda el director “eran tan pobres que no tenían ni para poner un escudo”. Aunque trabajó con algunos grandes de secundario, con Saura o Anthony Mann e incluso con un Cukor crepuscular en su peor película, Viajes con mi tía, Pica formó parte de la leva de rostros que dieron forma a un cine barato y entrañable que casi nunca pisaba la Gran Vía.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios