Diario de las artes

Más que un simple regalo por Navidad

HACE tiempo que las galerías de arte aprovechan estos tiempos de desenfreno consumista que son la Navidades para promover exposiciones colectivas que permitan al buen aficionado poder acceder a una obra artística a buen precio y de un autor con más o menos prestigio, pero de los gustos del comprador. Las salas de exposiciones se convierten en auténticos mercadillos del arte para satisfacer a aquellos espectadores que ven cerca la posibilidad de encontrarse con aquella obra de aquel autor que, en una exposición no pudieron ver realizado su sueño. La Fiestas Navideñas pueden ser el banderín de enganche para comenzar una incipiente colección, para adquirir piezas buenas que den calidez a nuestros hogares y que permitan aumentar la tan necesaria sensación de bienestar. El gran público, tantas veces de espaldas a la realidad artística, debe saber que no es difícil ni descabellado, por caro y prohibitivo, acceder a piezas de importancia. Existen autores con obras dignísimas y no excesivamente caras; se tiene, además, la posibilidad de encontrar obra seriada, grabados y fotografía, mucho más asequible y no por eso de menor entidad artísticas; incluso, todas las galerías contemplan la posibilidad de la venta a plazos. Sólo deben asesorarse bien; confiar en quien de esto sabe; también dejarse llevar por el impulso de su corazón, por ese pellizco en el alma que una buena obra produce. Creo, si me lo permiten, que es el momento de llevar a cabo aquello que afirmaban las teorías económicas tradicionales de que, los tiempos de dificultades, eran los apropiados para invertir en Arte, toda vez que los creadores se veían obligados a bajar ostensiblemente los precios de sus obras con tal de poder dar una salida adecuada a sus trabajos. Tal situación es un hecho. La realidad social adversa en la que nos encontramos, con un retroceso en la situación monetaria nacional e internacional, ha hecho que las obras de arte se muestren con unos precios bastantes asequibles. Es hora, por tanto, de dar el paso adelante y buscar aquello que siempre nos ha interesado, aquella obra de aquel autor que nos dejó una huella en nuestra sensibilidad y que, seguro, en estos momentos, usted podrá afrontar sin excesivos problemas para su economía. Fotografía, grabado, pintura y escultura pueden ser los regalos adecuados para una Navidad harta de tanto adocenamiento comercial.

La Galería FEDARTE vuelve a presentar una campaña de Navidad para contribuir a que lo artístico sea, ahora, más que nunca, principal protagonismo y llegue a los más diversos estamentos ciudadanos. De su bien surtido catálogo, de ese fondo de galería, variado y para todos los intereses, donde se encuentran perfectamente integrados, artistas consagrados y nuevos proyectos de clara expectación y seguros horizontes artísticos, los galeristas han colgado en sus paredes de la calle San Pablo, obras de Carlos C. Lainez, de Jesús Rosa, de Pili Estrade, de Alberto Lorca, de Rafael Laureano, de Fermín García Villaescusa, de Beatriz Aranda, de Manolo Daza, de Aurora Simo, de Carmen Guerrero, de Manolo del Valle, de Mónica de la Rosa, de Pepe Palacios, de Paco León, de María Luisa Rey, de Julián Delgado, de María Luisa Pemán, de Daniel Daza, de Beatriz Cañete, de Pepe Cano y de Lola Caballero.

Una obra de arte es mucho más que un regalo, es una apuesta por el futuro, la marca de una ilusión, una brisa de sensibilidad para colgar en el alma o, como decía antes, un pellizco de emoción que ilumine los sombríos horizontes reinantes. Accedamos con una pieza artística a un nuevo espacio donde lo bello presida nuestras vidas. Es el momento; su existencia, seguro, que se lo agradecerá eternamente.

Colectiva de Navidad

Galería Fedarte. Jerez

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios