CATAVINO DE PAPEL

Manuel Ríos Ruiz

De las inefables urbanizaciones sin agua

ESTE año está lloviendo a cántaros, como suele decirse, por estos lares, pero tamañas tormentas no quieren decir que la pertinaz seguía en muchos páramos desparezca. No, continuarán sedientos del más preciso de los líquidos elementos. Recordemos que es así, al conocer que la Comunidad Europea está investigando a doscientas cincuenta urbanizaciones españolas en construcción, porque no tendrán agua para que sus posible habitantes puedan vivir en ellas. Y cabe preguntarse: ¿será posible tan inexplicable disparate?

El hecho de que la construcción de viviendas esté detenida por causa de la crisis económica, como es archisabido, no impide que se estén levantando urbanizaciones en terrenos donde es imposible que puedan ser surtidas de agua. Lo ha denunciado David Hammerstein, el eurodiputado español de los Verdes. Y el comisario europeo de Medio Ambiente ha movilizado, inmediatamente, al personal a sus órdenes para que descubran el pastel. Las urbanizaciones a investigar, algunas en construcción y otras proyectadas, se encuentran en Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia y la Comunidad Valenciana, en páramos endémicos.

Si los expertos en la materia concluyen que la denuncia tiene sus razones, los los ayuntamientos y las comunidades autónomas, o sea, los responsables de firmar las necesarias licencias de obras, pueden ser acusados de contravenir la Directiva Marco del Agua, organismo que primordialmente establece en sus reglas: es insoslayable para todo complejo urbano, el desarrollo y consumo sostenible del imprescindible recurso del agua en todo territorio europeo, tanto a medio como a largo plazo.

Y resulta que en muchas de las citadas doscientas cincuenta urbanizaciones, se proyectan hoteles y campos de golf, que consumen agua a barullo. No se entiende que en zonas donde no hay agua alguna se construyan para su venta tantísimas casas. El embrollo es enorme y el comisario europeo pide al respecto explicaciones al Gobierno de España, preguntándole cómo se han podido autorizar tales urbanizaciones, pese a contar con la opinión negativa de las confederaciones hidrográficas, como está confirmado. Y le ha dado dos meses de plazo al ejecutivo español para que responda a sus preguntas. Hay que hacer constar que la Directiva Marco del Agua europea, se creó hace ocho años y se ocupa de organizar la gestión del agua en todos los aspectos en los países miembros de la Comunidad Europea.

Resumiendo: como le atribuye Aristóteles en su "Metafísica" a Tales de Mileto: "El agua es el principio de todas las cosas". Por eso, sin agua no se puede vivir, ni siquiera en las más lujosas urbanizaciones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios