Domingo de Ramos | Pasión Pasión para un gran Domingo

  • La cofradía ha recortado este año en cuarenta y cinco minutos su itinerario

  • Se culmina todo el conjunto escultorio del paso de misterio obra de Dubé Herdugo

Paso de misterio de la hermandad de Pasión. Paso de misterio de la hermandad de Pasión.

Paso de misterio de la hermandad de Pasión. / Pascual (Jerez de la Frontera)

La hermandad de Pasión salió a las tres y cuarenta minutos de la tarde desde su oratorio dedicado a Santa Ángela de la Cruz. Un misterio completado y un largo cortejo de nazarenos que cada año renueva el compromiso de estar un buen puñado de horas en las calles jerezanas acompañando a su Señor de Pasión. Misterio que este año ha quedado culminado por parte de Antonio Jesús Dubé Herdugo, que firma esta gran obra que representa uno de los pasajes más duros de la Pasión del Señor: El momento en el que Pedro niega conocer a Jesús hasta tres veces cuando es increpado ante la duda de una mujer al recordar verle cuando al maestro de Galilea. Cantó el gallo tres veces una vez consumada la traición. Y ha sido precisamente esta mujer que acusa a Pedro la que ha culminado el misterio junto a un guardia sanedrita –o levita- mientras Jesús ya ha sido apresado y maniatado como un malhechor. Crudos momentos de la Pasión del Señor.

Por tanto, paso de misterio culminado en lo que a las imágenes se refiere. Ahora tocará la talla del barco que escenifica el duro momento de la soledad del Hijo del Hombre.

Acaba así el trabajo de Dubé Herdugo que, según cuentan la cofradía, es como un hermano más. Llega por tanto el momento de Francisco Verdugo, maestro tallista sevillano, que entrega este año la talla de los candelabros centrales del misterio.

Largo recorrido

Largo el cortejo ante la prueba de un itinerario largo por entre las avenidas hasta acceder a la calle Zaragoza y Aladro por el barrio del Pelirón. Pero el trabajo incansable de estos cofrades hacen que todo el barrio se motive y que muchos vistan esa bonita túnica negra con antifaz del mismo color y capa morada.Un recorrido que este año se ha recortado hasta en cuarenta y cinco minutos y que ha dado un giro considerable en comparación con el que se venía haciendo en los dos últimos años. Unos minutos de recorte que pesar de todo sigue siendo uno de los itinerarios más largos de todas las cofradías de la ciudad.

Acompañaba a la cofradía de Pasión, un año más, la banda de Nuestra Señora de la Merced del Viso del Alcor. Una edición más el sonido de ese retumbar de tambores lentos y marchas clásicas que no cesan mientras la buena cuadrilla de Ezequiel Simancas va marcando el paso largo, racheando, para que el Señor luzca mientras avanza metros y se corona el centro de Jerez.

El exorno del paso muy natural como ahora es moda colocar en las andas. Con rosas y motivos morados y rojos. Con elegancia colocado cada tallo.

La joven cofradía de Pasión llegó hace ahora tres años a la carrera oficial. Parecía casi un milagro más obrado junto con cofrades como los de la Clemencia o el Soberano Poder. Pero todo es posible. Con esa pasión que ponen en sus cosas, las calles se acortan y las avenidas encogen. Y es que, no hay mejor honor que acompañar a tu Cristo hasta la Catedral en una solemnidad como la de las palmas en la que ellos ponen toda la pasión cofrade posible.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios