Cofradías

La labor callada de la Virgen del Valle

  • Esta acción social de la hermandad del Cristo atiende actualmente a más de cien familias necesitadas  

  • Se cumplen veinticuatro años ocupándose de los más necesitados

Tras la llegada de la pandemia del coronavirus, nadie puede dudar del gran trabajo que están realizando algunas cofradías de la ciudad ayudando y atendiendo a las personas más necesitadas. Son muchas las actividades que las instituciones cofrades están llevando a cabo con el fin de ayudar al prójimo. Sin embargo, hoy se quiere hacer una mención especial a una entidad que, desde su fundación, allá por el año 1996, realiza su gran labor asistencial de una manera callada y silente, con sigilo, como si no quisiera que llegara a oídos de nadie. Se trata de la ‘Bolsa de Caridad Virgen del Valle’. El próximo año, cuando llegue el mes de abril, se cumplirá un cuarto de siglo trabajando sin descanso de esta forma tan peculiar y verdadera. Es la entidad asistencial con más antigüedad de cuantas cofradías hay en Jerez. Desde sus comienzos, asiste a entidades con tanta solera como el comedor del Salvador, varios conventos de religiosas de clausura, el Hogar San Juan, Cáritas Madre de Dios, Cáritas San Rafael, vecinos de la Sierra San Cristóbal-Conferencia San Vicente de Paul, vecinos del Barrio de San Miguel así como a los hermanos necesitados de la propia hermandad.

Del mismo modo también realiza otras obras asistencias de manera puntual en momentos de extrema necesidad. Destacar la acción que se realizó el año de la Coronación Canónica de la Virgen del Valle,  con el costo de la obra de unos salones llamados como ‘Salones Virgen del Valle’ en la parroquia de San Rafael. Una obra que, según se desprende de la misma hermandad del Cristo de la Expiración, ascendieron a unos 72.000 euros. Hoy dispone dicha parroquia de este equipamiento que aportan un gran servicio. Y es que, según se desprende de la propia corporación “el valor material de lo realizado por esta bolsa de caridad a lo largo de estos 24 años, es muy abundante y generoso, sobrepasado con creces la cuantía de unos 700.000 euros en toda su trayectoria.

El trabajo silente y comprometido, sin buscar difusión ni propaganda, ha sido reconocido por muchas instituciones de la ciudad, habiendo recibido varios reconocimientos, entre los que se puede destacar, hace ya unos años, los premios que otorgaba Onda Cero “Jerezanos del año”, siendo galardonada y distinguida, con el premio de “institución destacada por su labor social”. Esta Bolsa de Cariad ha llegado a un mérito asistencial en la que hay pocos referentes en la ciudad en cuando a cofradías se refiere.

Ayuda tras el COVID-19

Actualmente, tras la llegada de la pandemia del COVID-19, la hermandad del Cristo, a través de la Bolsa de Caridad Virgen del Valle’ y gracias a sus hermanos, devotos y empresas colaboradoras, está realizando una ingente labor social con un gran número de familias muy necesitadas en estos momentos. Según se desprende de sus propios responsables, esta acción social de la hermandad de San Telmo atiende y asiste a más de 100 familias, siendo un número en contínua escalada tras la estela de crisis que va a traer la pandemia.

Familias con una media de cuatro integrantes por cada una de ellas. La ayuda se centra en la entrega suficiente de alimentos y otros productos necesarios para dos semanas, según necesidades y edades de los componentes de dicha familia.

En este sentido, se les proporciona alimentos, productos de aseo personal, productos de limpieza o necesidades de aseo para los más pequeños. Desde que se decretara el estado de alarma, la bolsa de caridad ha adquirido una ingente cantidad de alimentos para atender a todas estas familias, empleando una más que estimable cantidad de euros para comprar todo este tipo de artículos. También ha confeccionado y entregado más de 700 mascarillas, fabricadas por voluntarias de la hermandad, del mismo modo que ha ayudado con alimentos y con hermanos de la hermandad que son cocineros profesionales y otros voluntarios, a la cocina autogestionada de la Esperanza de la Yedra. Asimismo, también está ayudando con voluntarios al Polideportivo Kiko Narváez, donde se realiza el trabajo del Banco de Alimentos del Ayuntamiento de Jerez. Para los responsables de esta importante acción social, supone una gran satisfacción poder comprobar que se está atendiendo hasta ahora todas las necesidades que le van trasladando, desde cualquier punto de la ciudad, intentando no dejar a nadie desatendido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios