El consuelo

Una cofradía crece por El Pelirón

  • Protagoniza la gran novedad del día con el estreno del palio del Consuelo y la primera salida del Señor del Amparo

CUANDO la hermandad cumplió ayer siete años yendo a la Catedral, dejando en 2007 el Sábado de Pasión, dio un paso fundamental e importante en su configuración en las calles con las novedades más destacadas de  la jornada, e incluso de la Semana Santa,  con la primera salida procesional del Señor del Amparo, en el paso que hasta el pasado año ocupó la Virgen,  y el estreno del paso de palio de María Santísima del Consuelo.

Todo esto no es fruto de la casualidad o de algún 'mecenas'. Por el contrario, es la consecuencia del trabajo duro y de muchas veces navegar a contracorriente de los no pocos que veían como una locura sacar este paso hacia delante. Evidentemente, el tiempo y el dinero irán redondeando lo que vimos ayer pero no cabe duda alguna de que cuando ayer por la tarde, bajo un sol justiciero, sonaron las cornetas y tambores de La Magdalena, muy bien por cierto, anunciando la salida del Nazareno creado por Pedro Ramírez, en los adentros de los muchos que nos reunimos en El Pelirón sentimos una gran satisfacción, más explícita aún bajo los antifaces de los que se han currado todo esto.

El coqueto y dorado paso de la hermandad le va como anillo al dedo a la imagen de Jesucristo con la cruz al hombro, una preciosa incorporación al devocionario cofrade que se ve, desde ayer y para siempre, en las calles. Volver a oír Mater Mea dando paso al Consuelo, esta vez bajo su palio, no lo fue menos. La primera impresión fue muy grata. Al menos, la ruptura con el clásico estereotipo visual que teníamos de esta Dolorosa al pie de una cruz cubierta por el sudario, que se constituía en la estampa más clásica de la misma desde sus comienzos, no desentonó en absoluto en un paso que se ha conformado con piezas nuevas, otras restauradas y otras prestadas por otras cofradías para un palio de cajón adornado con galones haciendo dibujos geométricos.

Estos estrenos no supusieron cambios en las formas de la hermandad en la calle, con un cortejo serio y muy bien formado sin caer en la tentación de dar más espacio entre las parejas para alargarlo ¿Qué precisa de más nazarenos que den una mayor consistencia al cortejo? No cabe duda de que sí, algo que será una cuestión de tiempo y de tener las ideas claras como así sucede en El Pelirón que se prioriza la calidad sobre la cantidad. De hecho, no han regalado túnicas, las que salieron son propiedad de los que las vistieron. Del mismo modo, la música seleccionada para ser interpretada siguió el mismo guión de severidad e invitando al recogimiento. El Consuelo creció ayer e hizo crecer a la Semana Santa con denominación de origen Pelirón.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios