fútbol tercera división

El Xerez CD asalta el Nuevo Mirador (1-2)

  • El Deportivo remonta con goles de Pedro Carrión y Javi Gómez y se coloca a cinco puntos del descenso

Pedro Carrión, en el momento de cabecear el empate.

Pedro Carrión, en el momento de cabecear el empate. / Jorge del Águila

La era post Vicente Vargas en el Xerez Club Deportivo comenzó de la menor manera posible, asaltando el Nuevo Mirador de Algeciras (1-2) ante un rival que arrancó el choque sabiendo que el líder, el Cádiz B, había pinchado por la mañana. Los xerecistas también tenian la opción de alejarse del pozo pero tras la semana convulsa quizás pocos esperaban esta machada. Y eso que no comenzó bien el partido para los azulinos, ayer de verde. Los albirrojos salieron en tromba y tras una ocasión de Moussa Sidibe, que se topó con David Zamora en el mano a mano (3’), segundos después llegó el 1-0 en una acción de Tano que dejó a Ito ante el meta visitante, al que batió de vaselina.

Los de Asián jugaron cómodos, llegando mucho aunque sin crear ocasiones de gol. El sistema local 1-4-2-3-1 daba quebraderos de cabeza a los xerecistas, en especial Sidibe con su velocidad, entrando por una y otra banda. Pese a todo y aunque el balón rondaba el marco de Zamora, hasta el minuto 20 no hubo un tiro peligroso. Alberto Gázquez, dentro del área, un poco a la izquierda, buscó el ángulo derecho pero la pelota se fue un poco desviada.

La primera de los visitantes llegó en el 23’ tras un robo de Pedro Carrión. Su centro desde la derecha lo remató Joselito Vega de volea pero se fue alto.

Pese al susto, los de casa siguieron jugando con demasiada facilidad y tranquilidad pero sin terminar las jugadas, salvo en el 30’, con el tiro de Tano desde la frontal que se fue ajustado al palo derecho de Zamora. Pero esa balsa de aceite se removió, y de qué forma, en el tramo final de la primera parte. Un balón en largo de Juanma Marchante lo tocó con la cabeza Pedro Carrión y batió a Romero, que salió mal al ir a intentar cortar el balón (39’).

Ese 1-1 fue casi un knock out al Algeciras. Grogui hasta el pitido final de este periodo, en el minuto 45 los de casa besaron la lona con un zapatazo de Javi Gómez desde fuera del área que se coló en la portería de un sorprendido Romero. Eso sí, el pitido del colegiado fue como la cuenta de protección al boxeador caído pero no evitó la música de viento de la afición hacia su equipo.

Tras el descanso, el Algeciras se volvió a volcar ante un Xerez CDque defendió con uñas y dientes el botín que guardaba en su bolsillo.

Pero los de casa salieron con más corazón que cabeza, demasiado precipitados. En esa locura de inicio el 2-2 pudo llegar en el 48’ en una jugada extraña. Ito centró alto y pasado pero Zamora sacó la mano arriba y el balón tocó en el larguero y le cayó a Alberto Gázquez, que no remató de primeras a puerta vacía y sí a la segunda pero el portero, desde el suelo, estiró la pierna para salvar el empate y en el rechace tampoco lo pudieron aprovechar los algeciristas.

Y lo que es el fútbol: del posible 2-2 casi se pasó al 1-3. Pedro Carrión arrancó desde su campo y cabalgó en solitario por el verde hasta el área pero se quedó sin fuelle y al ir a recortar a Siles se dejó el balón atrás.El Algeciras se estiró y quemó todas sus naves. Asián metió a Ayala, Mané y al argentino Solferino, que hizo su debút. En el minuto 57, De Castro remató desde la frontal entre un bosque de piernas y Zamora, rodilla en el suelo, despejó con el muslo. En el 70’, y tras varios intentos fallidos, el colegiado decretó libre indirecto dentro del área xerecista por jugar un jugador desde el suelo. La falta, tocada por Mané, la ejecutó Alberto Gázquez pero Juan Benítez, pegado a poste, mandó a córner y evitó el 2-2.

Con el público desesperado en la grada y los nervios en el campo, la puntilla la pudo dar Pedro Carrión con un disparo desde 30 metros (73’), pero Romero corrió lo suficiente como para que en su salto hacia atrás pudiera salvar in extremis.

El Xerez CD se parapetó atrás, un poco por la inercia del partido y por otro por voluntad propia. Aunque pareció un suicido fue todo lo contrario, más cuando los de casa se aturullaron con impreciones y las ganas de marcar antes el 3-2 que la igualada. Hasta el final -se añadieron casi cuatro minutos- fue el Deportivo el que pudo marcar en una contra de Juan Benítez, que cruzó en demasía el balón en el minuto 87.

Con la victoria, un balón de oxígeno que vale su peso en oro, el Xerez CD sube puestos en la clasificación y queda a cinco puntos del descenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios