Denuncian a una promotora marbellí por una estafa de 4,5 millones

  • Casi un centenar de familias inglesas e irlandesas sea querellan contra un promotor español y tres británicos a los que acusan de haber cobrado una promoción en Estepona (Málaga) que nunca llegó a realizarse

Casi un centenar de familias inglesas e irlandesas han presentado una querella contra un promotor español y tres británicos a los que acusan de haber cobrado más de 4,5 millones de una promoción en Estepona (Málaga) que nunca llegó a realizarse, según anunció el despacho de abogados de Marbella Lawbird.

En la querella solicitan que testifiquen el Príncipe Alberto de Mónaco y el presidente de la República Dominicana por prestar su imagen en otras iniciativas inmobiliarias en este país, que tampoco se realizaron.

Los hechos se remontan seis años atrás y afectan a la comunidad británica e irlandesa, principalmente. En concreto, los 68 afectados de Estepona abonaron más de 4,5 millones de euros para adquirir una segunda residencia, que iba a construirse en una parcela que a día de hoy sigue estando calificada en el Plan General como rústica.

Las viviendas no se construyeron y el promotor tan sólo realizó un pago de 200.000 euros a los propietarios de la parcela, a cuenta de los 18 millones de su valor total.

El caso de Estepona no es el único objeto de la presunta estafa, también en Marruecos y en República Dominicana el promotor denunciado tenía prevista la construcción de 120 y 8.000 viviendas, respectivamente, que nunca llegaron a ejecutarse.

Precisamente en la presentación de la promoción de República Dominicaca, Ricardo Miranda fue apoyado por el presidente de esta nación y el príncipe Alberto de Mónaco, que "podría ser amigo personal del promotor".

Lawbird también ha solicitado como medida cautelar el testimonio del promotor Andrés Lietor, implicado en el caso 'Malaya', que junto con Carlos Sánchez se querellaron contra Miranda por estafa. La parcela de República Dominicana donde se pretendían construir las 8.000 viviendas y nunca se llegó a comprar, sólo se señaló, era propiedad de Liétor y Sánchez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios