primarias en el psoe

Mujer, andaluza y en Barcelona

  • Susana Díaz vuelve hoy al mismo foro en el que estuvo hace tres años.

Susana Díaz, en la Ejecutiva del PSOE de Cantabria. Susana Díaz, en la Ejecutiva del PSOE de Cantabria.

Susana Díaz, en la Ejecutiva del PSOE de Cantabria. / EFE

Comentarios 2

Susana Díaz vuelve esta mañana a Barcelona, al mismo escenario donde ya intervino el 3 de febrero de 2004, un foro capitaneado por La Vanguardia que utiliza como sede un buen hotel del Ensanche. Lo hace sólo horas después de que José Luis Rodríguez Zapatero afease en la misma ciudad que en Cataluña había algo de prejuicio hacia la presidenta por "ser andaluza y mujer". Su hombre en el partido, Juan Cornejo, respaldó ayer la valoración del ex presidente con dos argumentos un tanto simples: que las mujeres "siempre lo tienen más difícil" y que "a veces, algunos miran al sur no de forma cariñosa". Las dos aseveraciones son ciertas, pero ése no es el problema de Susana Díaz con el PSC.

Desde el Parlamento de Cataluña, diversos portavoces han contestado a Zapatero: basta saber que la líder de la oposición es jerezana y mujer -Inés Arrimadas- para refutar la supuesta desventaja con la que Susana Díaz parte en estas primarias. Cuando la presidenta andaluza habló ante aquel foro en febrero de 2004 sí que era una dirigente admirada ante una parte importante del PSC, allí mismo había declarado que no se podía ser socialista e independentista, a la vez, y le había plantado cara a Artur Mas, a quien visitó esos días en el Palau de la Generalitat. Era vista como una mujer valiente, pero su apoyo a la investidura de Mariano Rajoy, su discurso español -ella no dice que Cataluña sea una nación, como sostiene Pedro Sánchez- y la filtración del diputado Miguel Ángel Heredia donde se mostraba partidario de echar a los del PSC han terminado por enterrar la popularidad de la que gozó. El apellido del diputado malagueño sobrevolará hoy en el elegante salón del hotel donde se celebra el foro, los catalanes tienen todo el derecho a picarse con las mismas apreciaciones que tanto nos sacan de quicio a los andaluces.

¿Y hay algo más? Bueno, Zapatero no se lo inventa, él habrá oído algunas maldades del anterior equipo de Ferraz porque las hemos escuchado todos, que si es como la Cruzcampo o que si representa al PSOE de los Morancos, pero creo que peor fue el prejuicio contra Carme Chacón cuando compitió por la secretaría general del PSOE. También es cierto que se le dejó pasar, a pesar de que era afiliada del PSC y no del partido al que aspiraba a liderar.

Susana Díaz, como España, tiene un problema en Cataluña, pero no es irresoluble, digamos que no está sola, que cuenta con dos centenares de voluntarios que hacen campaña en esa comunidad y que le acompañan algunos líderes locales, como el alcalde de Cornellá y el secretario de Organización de la federación del Bajo Llobregat. No está tan mal, lo que no quita que, en efecto, Pedro Sánchez haya sido recibido poco más que como un héroe en un mitin en Barcelona, donde llenó hasta la bandera. Y que el anterior alcalde socialista de la ciudad, Jordi Hereu, le confesase que gracias a él ha recuperado la fe en el PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios