El cementerio inglés de Málaga será catalogado de bien cultural

  • Es la necrópolis protestante más antigua de las que existen en la Península

El cementerio inglés de Málaga, la necrópolis protestante más antigua de la Península, encara con más optimismo su futuro, después de estar al borde del cierre por sus problemas económicos, gracias a la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), anunciada por la Junta. El recinto, donde reposan los restos del hispanista británico Gerald Brenan y los del poeta del 27 Jorge Guillén, se abrió en 1831, después de que el entonces cónsul inglés en Málaga, William Mark, se sintiera horrorizado por el trato a los difuntos protestantes.

"Sus cuerpos no podían ser enterrados durante el día; debían ser sepultados por la noche en las playas, en posición vertical y alumbrados por una antorcha, con lo que sus cadáveres podían sufrir los ataques de los perros o ser absorbidos por las olas", relataba Mark en la carta en la que pidió la creación del cementerio. Uno de los primeros en ser enterrado en el recinto fue el militar inglés Robert Boyd, fusilado tras participar en 1831 junto al general José María Torrijos en el fallido alzamiento liberal contra el régimen absolutista de Fernando VII.

Los últimos enterramientos se produjeron en 2006, por lo que "ha decaído la función del cementerio, y ahora es más bien un parque para pasar un rato viendo las tumbas y sus epitafios", explicó el presidente de la Fundación Cementerio Inglés, Bruce McIntyre. "Pasamos por dificultades porque ha decaído el negocio del cementerio", añadió McIntyre, para justificar su alegría por la decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios