fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

La empresa del 'New Flame' afirma que la chatarra retenida es del casco

  • La compañía renuncia al rescate de la carga por el alto coste de la operación · Los ecologistas anuncian nuevas demandas contra las autoridades del Peñón y España

La compañía dueña de la carga que aún se encuentra en el chatarrero New Flame, hundido desde agosto del pasado año en aguas de la bahía de Algeciras (Cádiz), aseguró ayer que el material retenido en la frontera de Gibraltar por las autoridades españolas "pertenece al casco del buque, por lo que no es chatarra".

Según indicaron ayer fuentes de la citada compañía, las piezas que se quieren sacar de la colonia británica "son trozos del casco del barco y no parte de las 42.000 toneladas de chatarra que transporta el buque".

De este modo, la firma ha renunciado a la carga, ya que "el rescate de la chatarra es más caro que su valor en el mercado, que asciende a 14 millones de euros, por lo que la aseguradora ha gastado ya más del doble en recuperar el pecio".

Por último, pidieron un "poco de calma" a las organizaciones ecologistas y recordaron que la normativa en Estados Unidos, lugar de partida del barco naufragado, "es muy estricta" cuando se trata de cargas como la que transporta el chatarrero.

La Junta de Andalucía confirmó el pasado sábado que las muestras interceptadas en los camiones que cruzaron la frontera gibraltareña están siendo analizadas, para conocer con exactitud qué material transportaban.

La Asociación Gaditana Defensa y Estudio de la Naturaleza (Agaden) criticó ayer el "ocultismo" tanto del Gobierno de Gibraltar como de las distintas administraciones españolas competentes respecto de la chatarra del New Flame, y por ello anunciaron nuevas acciones judiciales.

Según indicó el portavoz de la asociación ecologista Agaden, Javier Gil, se está actuando de forma "temeraria", por lo que presentarán de nuevo ante los juzgados denuncias contra las administraciones competentes tanto de Gibraltar como de España.

De este modo, Gil afirmó que el Gobierno de Gibraltar debería haber dicho desde un primer momento los días en los que se transportaría la chatarra y especificar la procedencia y el material de la misma. Así, los ecologistas lamentaron que la Junta esté investigando la procedencia, cuando "no hace falta ninguna analítica para saber que los hierros, el óxido y el resto son contaminantes".

El portavoz de Agaden indicó que el problema "no son sólo los dos camiones que retenidos en la frontera por contener materias contaminantes, sino que esos vehículos pasan por el centro del municipio de La Línea de la Concepción y son llevados a un solar de Guadarranque, lugar que no está habilitado para ello".

El caso de New Flame y el resto de problemas medioambientales que afectan a la comarca del Campo de Gibraltar serán sometidos a debate en la próxima reunión del Foro Tripartido en la que, además de los gobiernos de España, Reino Unido y del Peñón, participará la Junta de Andalucía. Esta cumbre viene anunciándose desde el pasado mes de octubre por el Ministerio de Asuntos Exteriores pero no será hasta que se constituyan los nuevos Ejecutivos central y autonómico cuando se convoque. Así lo anunció el pasado sábado el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, que aseguró que ese es el compromiso del Gobierno español, y detalló que en esta cita se hará un análisis "profundo" de lo sucedido y se estudiarán "todas las actuaciones" necesarias para que hechos como éste "no vuelvan a producirse" y no haya "más problemas de esas características en las aguas de la Bahía de Algeciras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios