El toque más sofisticado en la cocina

  • Cuarenta profesionales de la cocina asisten a unas jornadas en la Escuela de Hostelería de Islantillal prestigiosos chefs Las jornadas fueron impartidas por Jacobo Vázquez, Willy Moya y Laura Robles.

El Consorcio Escuela de Hostelería de Islantilla, perteneciente a la red de consorcios Escuela de Formación para el Empleo de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, rindió su particular homenaje a la cocina andaluza a través de Jacobo Vázquez (exjefe de cocina del Restaurante Skina), Willy Moya, jefe de cocina de Poncio Cartuja (Sevilla) y chef executive del restaurante Lucca de Estambul y Laura Robles, repostera y propietaria de Robles Laredo (Sevilla).

Los tres cocineros que mostraron su sorpresa por las excelentes instalaciones del consorcio dieron sus particulares visiones de la cocina andaluza. Jacobo Vázquez, que realizó una terrina de ventresca de atún con foie y amontillado, su particular versión de las gambas al ajillo con boletus, un tartar de langostinos con gazpachuelo de curry rojo y pilpil de limón, y por último una presa ibérica con alcachofas, cebolletas, trigueros y jamón ibérico, trabaja con recetas tradicionales que actualiza con sus amplios conocimientos adquiridos tras pasar por establecimientos de gran prestigio como Martín Berasategui, Sant Celoni, La Seu, Moreira y varios establecimientos de Londres. Jacobo aprovechó su ponencia para insistir a los asistentes en la necesidad de formarse continuamente para llegar a ser buenos profesionales y en aprender a disfrutar de su profesión. Aprovechó la ocasión para rendir homenaje a uno de los grandes maestros de la cocina como Salvador Gallego, de quien ensalzó su trayectoria profesional.

Por su parte, Willy Moya, responsable de la cocina de Poncio Cartuja, es un enamorado de la cocina de nuestra tierra, a la que da su particular visión aportándole toques personales como su elaboración de ajoblanco ahumado con un sorbete de coco que suaviza la acidez del plato, o un hojaldre de endibia caramelizada con queso de cabra y sangre encebollada. También elaboró un salmonete a 70 grados, finalizando su demostración con un cremoso de chocolate con infusión de té negro. Willy insistió en la necesidad de emplear en la cocina productos de primera calidad.

Finalmente, la repostera Laura Robles, que quedó maravillada ante el interés de los asistentes realizó unos huevos nevados, una tarta sacher y un magnum de turrón y chocolate cuba con filamentos de almendras crujientes. Laura es una amante de la repostería que argumentaba la necesidad de estar al día de todas las técnicas y productos que van surgiendo si bien la mayoría de ellas son difíciles de introducir debido a los gustos tradicionales de nuestros clientes.

Estas acciones dirigidas a los profesionales, son una más de las actividades incluidas en el plan de formación del consorcio, del que pudieron beneficiarse los 40 profesionales que asistieron durante las tres jornadas y que han podido conocer in-situ las instalaciones en las que actualmente se preparan más de 80 alumnos, con una formación de calidad que ha permitido que Juan Andrés Rodríguez Morilla, uno de sus antiguos alumnos haya representado a España en la final internacional del concurso de cocina Bocuse D´Or celebrado los días 25 y 26 de enero en Lyon, donde obtuvo una honrosa décimo séptima posición entre los veinticuatro representantes de estas olimpiadas de la cocina. Las actividades formativas continuarán durante los tres próximos meses con una nueva jornada con cocineros de vanguardia dirigida profesionales, o las IV Jornadas de Maridaje de los Antiguos Alumnos y Alumnas del Consorcio y unas Jornadas Gastronómicas sobre las Verduras que se celebrarán durante el mes de abril.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios