Fallece Florinda Chico

  • La actriz extremeña, una secundaria imprescindible que hizo de la simpatía su mejor tarjeta de visita, ha muerto a los 84 años.

La actriz Florinda Chico, fallecida este sábado a los 84 años, nació en la localidad extremeña de Don Benito, pero el pueblo pronto se le quedó pequeño y con 21 años se trasladó a Madrid, donde comenzó a trabajar como actriz y a labrar una carrera que la llevaría a la fama por su soltura y simpatía. Tras terminar sus estudios primarios, empezó a trabajar como vendedora de helados, mecanógrafa en la ONCE y modista en una tienda de tejidos, pero en su primera visita a Madrid, durante un bautizo, conoció al maestro Jacinto Guerrero, un encuentro que le cambiaría la vida para convertirla en una de las actrices españolas más reconocidas.

Se integró en la compañía de revista de Guerrero y debutó con la obra La blanca doble, pero pronto fichó por la de Celia Gámez, en cuya compañía consiguió el puesto de primera actriz, en el espectáculo La estrella trae cola en 1961. Más tarde, esta actriz que el próximo día 24 de abril habría cumplido 85 años, trabajó con otras importantes compañías de revistas de la época, estrenando La Cenicienta del Palace, Las siete llaves, Cinco minutos nada menos, Las cuatro copas y Los cuatro besos, estas dos últimas con Ángel de Andrés y Antonio Casal.

En 1955 realizó el sueño de pasarse al género de la comedia al ser contratada por María Fernanda Ladrón de Guevara para estrenar La Papirusa de Torrado, después de lo cual permaneció en su Compañía durante tres años. Estrenó El fantasma de jipijapa en el Teatro Valle Inclán con la Compañía de Sazatornil y Fruto Maduro con la Compañía de Mary Carrillo. Compaginó sus espectáculos en el teatro con trabajos para la radio. Así, de 1957 a 1960 formó parte del cuadro de actores de Radio Madrid, donde trabajó en seriales radiofónicos y en programas varios. En este medio protagonizó una versión de La ilustre fregona, de Miguel de Cervantes, con Pedro Amalio López.

Tras mantenerse varias temporadas en los teatros Español y Nacional María Guerrero, fue descubierta para televisión cuando representaba Los caciques -en el María Guerrero-, y se convirtió en una de las protagonistas de La casa de los Martínez junto a Rafaela Aparicio, también desaparecida. Este programa le reportó una enorme popularidad a partir de 1966, fecha de su estreno. En 1968, Florinda Chico logró otro de sus sueños: formar compañía propia. Lo llevó a cabo junto a Luis Sánchez Polak, Tip, Guadalupe Muñoz Sampedro, Mary Begoña y María Isbert, llevando en el repertorio una comedia de Alfonso Paso, Engracia la Cajetilla o ¡cómo está el servicio!, que incrementó su éxito como intérprete de criadas. Todavía había de unirse de nuevo a una compañía de revistas, aunque en este caso fue de la mano de Lina Morgan, con la que interpretó, entre otras, Pura Metalurgia y Casta ella, casto él, que se acercaban al sainete o la comedia musical.

El cine tampoco le fue ajeno desde que, en 1953, hizo su primera película, Intriga en el escenario. Las que más popularidad le dieron fueron El inquilino, Azafatas con permiso, Las que tienen que servir, El hueso, Esta que lo es, Soltero y padre en la vida, Madres solteras y Haz la loca y no la guerra, entre otras. A pesar de que siempre se la identifica con papeles cómicos, también hizo papeles dramáticos como La noche de los cien pájaros, Cría cuervos, esta última dirigida por Saura, Jarrapellejos, de Jiménez Rico, o La Casa de Bernalda Alba, de Mario Camus, y en julio de 1992 estrenó en el Teatro Romano de Mérida Los siete contra Tebas, de Esquilo.

En la década de los noventa Florinda Chico se prodigó más en la pequeña pantalla, a través de trabajos en diferentes series, como Taller mecánico, que Televisión Española estrenó en septiembre de 1991, o Vecinos, estrenada en Antena 3 TV en enero de 1994. En octubre del mismo año inició el rodaje de la serie Makinavaja, basada en el cómic creado por Ramón Tosas, en la que interpretaba a La Maru, madre de Maki, y que se estrenó en la 2 de TVE en enero de 1995. En septiembre de 1996 se estrenó en Antena 3 TV la serie La casa de los líos, en la que Florinda Chico interpretaba el papel de chacha, uno de los más comunes en su carrera.

Fue nombrada en 1985 hija adoptiva de su ciudad natal y en diciembre de 1997 el Consejo de Ministros le concedió la Medalla de Oro al Mérito del Trabajo. En enero de 1998 recibió el Premio Ercilla'97 a toda una vida en el teatro y el premio TP Especial, por su trayectoria profesional. En 2004 la actriz se subió a los escenarios por última vez con la obra Que me quiten lo bailao (la reina castiza), un monólogo sobre los recuerdos de Isabel II y su opinión sobre personajes claves de su vida como Eugenia de Montijo, la reina Victoria de Inglaterra o su madre María Cristina. Florinda Chico tenía dos hijas de su primer matrimonio y desde julio de 1989 estaba casada con Santos Pumar, gerente de su compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios