fútbol tercera división

Batacazo en Lebrija de un Guada en serios problemas

  • Los de Alberto Vázquez no caen a puestos de descenso por tener el gol 'average' ganado a Los Barrios

  • La Lebrijana ya ganaba en el minuto 1

Rodri pelea un balón con un jugador de la Lebrijana. Rodri pelea un balón con un jugador de la Lebrijana.

Rodri pelea un balón con un jugador de la Lebrijana. / manuel aranda

Lebrijana y Guadalcacín apenas pudieron competir en igualdad de condiciones porque los locales sorprendieron a los visitantes con un gol en segundos que no sólo les permitió dominar con mucha holgura después, también sentenciar con dos goles más antes de que se llegara al tiempo de descanso. En la segunda, el cuarto de los sevillanos nada más reiniciarse el juego mató el duelo definitivamente más allá de que los jerezanos consiguieran hacer uno en las postrimerías.

Pese a que sus motivos eran bien distintos tanto lebrijanos como jerezanos se jugaban cosas muy importantes en el enfrentamiento y sin embargo sólo se tardó unos segundos en ver el primer gol de la tarde en el Polideportivo Municipal de Lebrija. Los locales salieron a por todas y en su primera intentona sobre la portería rival conseguían marcar por mediación de un activo Chico Díaz. Un gol tempranero que habida cuenta de la importancia del choque valía su peso en oro y que dejaba al más necesitado de los dos, al que lucha por la permanencia, en un posición muy desfavorable y obligado a jugar a remolque desde el principio mismo.

Como era de esperar el gol no le sentó nada bien al equipo que dirige Alberto Vázquez y de hecho los jerezanos tardaron varios minutos en asentarse sobre el rectángulo, tiempo en el que estuvieron siempre a remolque de un conjunto local que no tuvo siquiera que plantear verdadera batalla en la zona ancha del campo para hacerse con el control del cuero y marcar el ritmo de partido. Buscando el marco rival con pausa y sin nervios, la Lebrijana jugó con inteligencia haciendo circular el balón con criterio y sin importarle demasiado elaborar largo hasta encontrar el hueco por donde meterse. Con el correr del cronómetro los visitantes fueron igualando un poco más la contienda pero les costaba mucho generar peligro e incluso mantener la pelota en su poder. Ambos trataban de estar muy activos en la presión sobre la pelota y las ocasiones escaseaban, especialmente en el área sevillana pues sólo había cierta inquietud en acciones a pelota parada. Entonces, cumplida la media hora de partido los pupilos de Joaquín Hidalgo volvían a golpear y de nuevo Chico Díaz estaba más listo que nadie de cara a portería patra anotar el segundo en su cuenta y de su equipo.

Este nuevo tanto fue un duro golpe para un Guadalcacín que ya no se recuperaría nunca. De ahí al descanso de nuevo los locales dominaron ante un oponente ofuscado y con muy poca claridad ofensiva. Aunque los problemas también alcanzaban a su defensa, quedando bien claro este aspecto justo antes de que el colegiado decretara el final de la primera parte con el tercer tanto local. Un gol a cargo de Cárdenas.

A la vuelta de los vestuarios tras el descanso y por si no había quedado suficientemente claro el Lebrijana daba la puntilla al once de Alberto Vázquez con un cuarto tanto, también duro en lo anímico, esta vez de Román y que además amenazaba con convertir el choque en una goleada escandalosa. No sucedió eso y de hecho casi nada pasó de ahí al final, tan sólo que a dos minutos de la conclusión el visitante Galiano recortó el marcador a balón parado en una falta directa muy bien botada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios