Beitia cae la primera en la final

Ruth Beitia se lamenta después de derribar el listón y ser eliminada. Ruth Beitia se lamenta después de derribar el listón y ser eliminada.

Ruth Beitia se lamenta después de derribar el listón y ser eliminada. / FRANCK ROBICHON / efe

La española Ruth Beitia, campeona de altura en los Juegos Olímpicos de Río 2016, inscribió su nombre en la lista de afectados por la resaca olímpica en los Mundiales de Londres y cerró su actuación en el puesto, para ella insólito, de colista: duodécima con una marca de 1,88.

Cuatro años después de sufrir en los Juegos de Londres una decepción que la llevó a emprender un adiós del que felizmente se desdijo, Ruth Beitia, la mejor atleta española de todos los tiempos, volvió a experimentar la cruz del atletismo en la capital británica.

Se enfrentaba con 38 años a sus octavos y últimos Mundiales -según aseguró la atleta al término de la final de la prueba londinense-, como Usain Bolt, de forma que ha sido la despedida del más grande de todos los tiempos y puede serlo también de la mejor española de la historia.

Su cuerpo, erosionado a lo largo de 28 años de competición (tiene marcas registradas desde que tenía 10, cuando saltaba 1,29), empieza a emitir señales inequívocas de agotamiento. En la ronda de clasificación estuvo en un tris de quedarse fuera. Necesitó agotar sus tres intentos para superar la barra en 1,92, pero lo consiguió para estar por sexta vez en la final mundialista.

Abrió la final en 1,84 y prosiguió con 1,88, ambas al primer intento. Las doce finalistas superaron las dos alturas. En la siguiente, 1,92, terminó el concurso para Beitia. Todas sus rivales superaron esa altura.

A mediados de junio pasado, la saltadora cántabra resolvió dejar de competir para "resetear el cuerpo" y recuperarse por completo de "un año de locura", el que vivió en 2016 con el título europeo, el olímpico y la Diamond League, entre otros logros.

La rodilla, la cadera, el hombro... Los achaques físicos amenazaban con extenderse a todo el cuerpo. Paró de competir, no de entrenar, y cuando volvió experimentó una mejora, pero llegó a Londres con una marca modesta de 1,94, relegada al puesto duodécimo del ranking mundial.

Beitia se despide con un resultado injusto, pero el presidente de la Federación Española, Raúl Chapado, no le reprocha nada: "Nos ha dado tanto: 15 medallas internacionales, campeona olímpica, tres veces de Europa. Nos ha defendido tantas veces y tan bien dentro y fuera de la pista que, el día en que se retire, lo único que podemos es agradecérselo".

La plusmarquista española debutó en unos Mundiales en París 2003 con un undécimo puesto (1,90) y continuó su trayectoria en Helsinki 2005 (eliminada en la clasificación con 1,88), Osaka 2007 (sexta con 1,97), Berlín 2009 (quinta con 1,99), Daegu 2011 (eliminada con 1,92), Moscú 2013 (bronce con 1,7) y Pekín 2015 (quinta con 1,99).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios