fútbol tercera división

Galiano "Estamos muy cerca, falta el último empujoncito"

  • El capitán del Guadalcacín pide el apoyo de la afición para "dar un paso de gigante" por la permanencia ante un rival que pese a su posición "es peligroso porque nadie regala nada"

Diego Galiano le hace una observación al colegiado que les pitó el pasado domingo en Huelva. Diego Galiano le hace una observación al colegiado que les pitó el pasado domingo en Huelva.

Diego Galiano le hace una observación al colegiado que les pitó el pasado domingo en Huelva. / alberto domínguez

Superado el mal trago que supuso el robo en las instalaciones del Fernández Marchán, el Guadalcacín terminó ayer de preparar el partido que mañana le enfrentará en casa con el San Roque, un rival que aterrizará en la pedanía prácticamente con la vitola de desahuciado.

Antes de los lamentables acontecimientos de la madrugada del pasado jueves, la directiva ya había preparado una fiesta para el choque ante los sanroqueños. Y es que un triunfo dejaría a los guadalcacileños casi con la permanencia al alcance de la mano.

Es el partido más importante del año, una gran oportunidad para sumar 40 puntos a falta de 15"El San Roque tiene jugadores como Copi y Mario, que han estado en Segunda B, y vendrá sin mucha presión"Lo de este año tiene doble mérito, es muy complicado para un club como el nuestro subsistir en Tercera"

Muy consciente de la importancia de los puntos en juego es el capitán del equipo, Diego Galiano. "A día de hoy es quizá el partido más importante del año. Es una buena oportunidad para nosotros, ponernos con 40 puntos a falta de 15 y con algo de suerte hasta a ocho del descenso. Se daría un paso de gigante para que el Guadalcacín siga otro año en Tercera División", asegura el futbolista.

Tras un mes enfrentándose a los equipos de la zona alta, al Guadal llega un rival de su Liga ante el que no puede pinchar: "Tenemos que sumar de tres en tres y en casa sobre todo. Ese es el objetivo, ganar lo antes posible, como este domingo, y animar a la afición para que le dé la misma importancia que le damos nosotros desde el vestuario a este partido contra el San Roque".

El triunfo en Huelva en los últimos minutos y frente a un rival directo ha sido todo un golpe de moral. Galiano reconoce que "no entramos bien en el partido, el campo estaba mal, muchos boquetes, el césped largo, llovía, viento... Se adelantaron, logramos empatar pero cuando mejor estábamos nos hicieron el 2-1. En la segunda parte los encerramos en su campo a base de mucho empuje y tuvimos la fortuna de empatar por medio de Rosales y luego Rodri hizo esa maravilla de gol. Sabíamos que era un partido importantísimo, una de las siete finales que nos quedaban".

No fue para menos la celebración al final del encuentro: "Es lo que tiene la necesidad porque para nosotros todos los partidos son un mundo, somos un equipo muy humilde pero con una ilusión enorme por conseguir el objetivo que nos planteamos y que vimos lejos en la primera vuelta cuando incluso caímos a la última plaza. Pero el equipo nunca perdió la cara, siempre creyó en el objetivo y en la forma de trabajar del míster, en la ilusión que trajo y que nos transmitió y a base de trabajo y sacrificio parece que las cosas van saliendo. Está claro que todavía no hemos hecho nada, queda el arreón final pero las sensaciones y la dinámica, la forma de trabajar y los resultados que se están obteniendo nos animan a que esa ilusión siga viva".

Ahora llega el San Roque, colista que puede certificar su descenso este mismo domingo si cae en el Marchán y se dan otros resultados. Todo esto no tranquiliza al capitán, que las ha visto de todos los colores: "Eso lo hace más peligroso. El entrenador que ahora ha entrado no querrá regalar nada, es una oportunidad para él y querrá sacar todos los puntos posibles para seguir siendo entrenador de Tercera el año que viene aunque no sea en ese equipo. Nadie salta a un campo de fútbol a dejarse perder y jugar sin presión les hace ser más peligrosos y se pueden a atrever a hacer cosas que no hacían hace dos semanas con la tensión de tener opciones de salvarse". Así que, confianzas las mínimas: "Para nosotros todos los rivales son grandes y sabemos que tenemos que estar al cien por cien y darlo todo. El San Roque tiene jugadores como Copi y Mario, que han jugado en Segunda B y con mucho nivel".

De confirmarse de aquí a unas semanas la permanencia en Tercera sería el tercer año consecutivo. "Para nosotros este año tiene un mérito doble porque se ha bajado el presupuesto. Desgraciadamente es lo que hay, no tenemos más ingresos y es complicado para un equipo tan humilde subsistir en Tercera División pero con trabajo e ilusión en la vida se pueden conseguir muchas cosas. Llevamos tres años haciéndolo y ojalá podamos disfrutar de esta categoría un cuarto año más. Nos queda el empujoncito final y ojalá el domingo se dé un paso de gigante para disfrutar del Guadalcacín un año más en Tercera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios