Mereció más ante la Valverdeña un Chipiona que sigue cayendo en picado

El Chipiona no pudo frenar su caída libre y encajó su decimoquinta derrota, novena en casa, nuevo traspié que limita aún más las cada vez más escasas opciones de salvación de los chipioneros.

El equipo de Manolo Benítez no mereció caer derrotado aunque fuese por la mínima diferencia, ya que en la primera mitad pudo y debió haber sentenciado el encuentro, pero unas veces por errores del colegiado -como en el minuto diez, cuando no apreció un claro derribo de Guti a Jesús en área onubense- y en otras ocasiones por fallos propios en el remate, al Chipiona no sólo se le escapó viva la Olímpica Valverdeña sino que los onubenses inclinaron la balanza de su lado.

La historia pudo haber cambiado si Garrido, hombre gol de los locales, acierta a los veinte minutos a meter el esférico en la portería en vez de sacarlo fuera con el meta David Lepe ya batido.

La Valverdeña se había adelantado en el marcador nada más comenzar el partido pero el Chipiona fue capaz de igualar la contienda a los veinte minutos, al rematar Jesús un saque de esquina.

Pero como a perro flaco todo se le vuelven pulgas, en el minuto 37 Juanga volvió a desequilibrar el marcador a favor de los onubenses. El Chipiona hizo de tripas corazón, asimiló el segundo jarro de agua fría que le había caído encima y lo intentó una y otra vez, pero David Lorenzo no atinó con la portería en varios disparos desde el borde del área.

El Chipiona fue de más a menos y en la segunda mitad acabó diluyéndose hasta desaparecer del terreno de juego, lo que aprovechó la Olímpica Valverdeña para estirar líneas y acercarse con peligro a la meta local, estando más cerca el tercero de los visitantes que el empate de los locales, y si los onubenses no materializaron alguna de las oportunidades que crearon fue por la buena actuación de Maraver, arquero local que evitó una mayor derrota chipionera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios