Rafa Nadal se muestra frágil también en su territorio, la tierra batida

Comenzó siendo imbatible en arcilla y luego extendió el dominio a todas las superficies, pero ahora ya ni las canchas lentas son garantía para Rafael Nadal. La derrota en las semifinales en Buenos Aires dejó en claro que el rey de la arcilla tampoco puede sentirse a salvo en su feudo de las dudas que envuelven su juego.

Nadal no gana un Grand Slam desde Roland Garros 2014 y algunas voces autorizadas en el circuito, como la del ex tenista Mats Wilander, opinan que "está nervioso". Otros, como John McEnroe, aseguran que "necesita un nuevo entrenador". Toni Nadal, su entrenador de toda la vida, sorprendió al afirmar en Buenos Aires que, si no fuera el tío del jugador, probablemente ya habría sido sustituido.

Pero lo cierto es que, con o sin Toni, Nadal parece estar afrontando una etapa de transformación en su tenis hacia un juego más agresivo, acorde a los nuevos tiempos. Pero para que el experimento fructifique hace falta el ingrediente de la confianza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios