La Roma calibra el efecto Zidane

  • El Real Madrid, mentalizado para acabar con su mala dinámica en las eliminatorias ante equipos italianos Marcelo será duda hasta última hora por sus problemas en un hombro

La nueva Roma de Luciano Spalletti, que llega de sumar cuatro victorias seguidas en la Serie A italiana, examina en los octavos de final de Liga de Campeones el gran reto del Real Madrid de Zinedine Zidane, la conquista de la Undécima, que debe comenzar rompiendo una mala dinámica en eliminatorias ante conjuntos italianos en este estreno del técnico galo.

La puesta de largo de Zidane en Liga de Campeones llega en Italia, país que presenció su explosión como futbolista en la Juventus entre 1996 y 2001, antes de que uno de los jugadores con más clase que ha pasado por el Santiago Bernabéu triunfase en el Real Madrid.

Los blancos tendrán que romper su mala dinámica en eliminatorias europeas ante conjuntos italianos. Desde que eliminó al Nápoles de Diego Armando Maradona en 1987, el Real Madrid no ha sido capaz de ganar en ninguno de los ocho cruces que ha tenido. Precisamente fue la Roma el verdugo en octavos en su último enfrentamiento, temporada 2007-08, con un doble 2-1 a su favor.

A la cita llega Zidane pendiente del brasileño Marcelo y sin el portugués Pepe ni el galés Gareth Bale. La ausencia de un sustituto natural para Marcelo convierte en máxima necesidad que esté recuperado de su hombro lesionado y fuerce para jugar en el Olímpico de Roma. Es una decisión que no tomará el técnico hasta última hora. En caso de decidir no arriesgar, Danilo o Nacho serían candidatos.

Sobre el resto del equipo no hay dudas para Zidane. Con Isco regresando al once tras su descanso inicial frente al Athletic, y un ataque con James Rodríguez buscando confirmar el regreso de su mejor imagen, Benzema goles en su competición preferida y Cristiano Ronaldo silenciar las voces críticas que apuntan que no marca en partidos importantes.

Mientras, Spalletti podrá contar en la Roma con De Rossi, que se recuperó de un problema al tobillo. El experto centrocampista ha vuelto a entrenarse a pleno ritmo en las sesiones previas a la cita tras descansar en el último partido ante el Capri. Está listo para recuperar la titularidad.

El cuadro romano llega al encuentro con confianza tras la vuelta del técnico Luciano Spalletti, que devolvió entusiasmo a un grupo que en los últimos meses de la gestión del francés Rudi García había perdido motivaciones y continuidad de resultados.

El músico estadounidense Bruce Springsteen acudió al rescate del Real Madrid al anunciar un concierto en el Santiago Bernabéu el 21 de mayo, por lo que eliminó la posibilidad de que la final de la Copa del Rey entre Barcelona y Sevilla se juegue en el estadio del equipo blanco.

Como cada año, el debate sobre la sede de la final de Copa se intensificó al consumarse que el Barcelona era de nuevo finalista y filtrarse en la prensa el deseo azulgrana de disputar el partido en casa de su eterno enemigo, que ofrece más butacas para sus aficionados que otros recintos más pequeños.

Sin embargo, el alquiler del estadio madrileño para el concierto que Springsteen dará en la capital de España dentro de su nueva gira europea sirve de excusa perfecta al Real Madrid para no ceder su campo.

El rockero ofrecerá tres actuaciones en España. El 14 de mayo tocará en Barcelona en lo que será el primer concierto de su gira europea, que seguirá tres días después en San Sebastián y continuará el 21 de mayo en Madrid.

Los conciertos se celebrarán en tres campos de fútbol: el Camp Nou de Barcelona, el estadio de Anoeta de San Sebastián y el Santiago Bernabéu de Madrid.

La celebración del concierto en el campo del Real Madrid eliminó la posibilidad de esta sede para la final de Copa, que será el mismo sábado 21 de mayo si el Sevilla no juega el 18 en Basilea la final de la Liga Europa y un día más tarde si la disputa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios