Viejos errores y nueva derrota para el Ciudad

El Ciudad de Jerez no levanta cabeza. Ayer tampoco fue el día del deseado comienzo de una reacción que por mucho que lo están intentando Jesús Azurmendi y sus pupilos no termina de producirse. Cierto es que el Ciudad de Jerez no lo hizo mal ante un rival potente como el de ayer, pero una vez más se volvió a demostrar que en el deporte de competición los milagros se producen de higos a brevas. Esto viene a cuento porque mientras el entrenador de los ayer visitantes pudo rotar a su equipo cuando le vino en gana, dando más descanso que a los demás a los hombres con más peso específico, Azurmendi sólo dispuso de ocho hombres para afrontar un encuentro que ya a priori se sabía que iba a resultar tremendamente complicado para los intereses del conjunto jerezano.

Que a perro flaco todo se le vuelven pulgas es algo archiconocido por todo el mundo y al Ciudad de Jerez no le acompañó la fortuna precisamente. Prueba de ello es que el gol que le dio la victoria al Montoro llegó en el último minuto y además cuando el equipo local tenía sobre la cancha nada más que al portero y a dos jugadores de campo.

En el minuto 17 Raúl puso por delante al conjunto cordobés pero la reacción del Ciudad de Jerez fue fulminante y sin solución de continuidad Guille restableció la igualada.

Tras el descanso, a pesar de los pesares, el equipo jerezano plantó cara e incluso pudo doblegar al Montoro pero para no variar llegó el cúmulo de despropósitos y unas desacertadas decisiones arbitrales acabaron con las esperanzas de los jerezanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios