El Villarreal no olvida su misión

El Villarreal recibe al Nápoles con la idea de que se trata de la primera gran final de la temporada, ya que desde el club castellonense se ve ésta como la opción más factible para conseguir el primer título en la historia de la entidad.

El conjunto amarillo espera rentabilizar el empate sin goles de Nápoles con una victoria en El Madrigal, aunque para ello el equipo deberá superar el mal momento que atraviesa en el campeonato doméstico, donde no ha sido capaz de ganar los dos últimos partidos, cuando en toda la primera vuelta sólo había cedido un empate.

Además, el conjunto castellonense acumula cuatro partidos consecutivos sin ganar, algo que desde que está Juan Carlos Garrido en el banquillo no había sucedido.

El técnico, Juan Carlos Garrido, cuenta con la baja del centrocampista Marcos Senna, además del lesionado de larga duración, Ángel López y el defensa Carlos Marchena, sancionado.

Ante estas bajas, el preparador valenciano ha citado a tres jugadores del filial: el defensa central Quico y los centrocampistas Marcos y Wakaso. También recupera al guardameta Juan Carlos.

El Nápoles viaja a Villarreal con la clasificación para los octavos de Liga Europa en mente, pero con un ojo puesto también en la liga italiana, en la que el próximo lunes afronta un importante partido frente al Milan, el actual líder del campeonato.

Y es que los italianos, que son segundos en el campeonato liguero, se juegan en estos cinco días buena parte de su temporada, por lo que el técnico italiano Walter Mazzarri podría optar por realizar cambios en su formación habitual para dar descanso a algunos de sus hombres clave.

Las principales dudas se antojan en las líneas de defensa y de ataque. En defensa no estará Salvatore Aronica, que fue sancionado en el partido de ida disputado la semana pasada, y vuelve Hugo Campagnaro, que no disputó el último partido frente al Catania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios