Un conjuro en San Paolo

  • El Villarreal quiere aparcar su mal momento para romper su maleficio y ganar por primera vez en Italia · El Nápoles, segundo en la Serie A, levanta pasiones

El Villarreal afronta la ida de los dieciseisavos de final de la Liga Europa en Nápoles en su momento más crítico de la temporada y ante un rival al alza que ocupa la segunda plaza en la liga italiana.

El equipo que dirige Juan Carlos Garrido llega a este partido tras ceder la tercera plaza de la Liga después sumar por primera vez dos derrotas consecutivas ante equipos de la zona baja de la tabla, ante los que tampoco fue capaz de anotar ni un solo gol, algo también inédito esta campaña. Este mal momento del equipo castellonense se debe a las bajas por lesión y a la baja forma de alguno de los jugadores claves del equipo, como son los casos de Senna, Nilmar o Marchena, que acaban de incorporarse al equipo tras un periodo de lesión y su ritmo de juego no es aún el ideal.

La buena noticia para el Villarreal es la de la recuperación de dos jugadores clave que no pudieron jugar en la jornada anterior, como son Rossi y Bruno. Ambos han superado sus pequeñas molestias y serán titulares. La actuación del delantero italiano se antoja como clave en esta eliminatoria, ya que es a día de hoy el máximo goleador del equipo y el máximo exponente ofensivo de un equipo que se ha mostrado muy irregular en sus desplazamientos europeos, con dos triunfos y dos derrotas.

Además, el Villarreal vuelve a Italia, el país en el que más veces ha disputado partidos de competición europea y en el que además no ha logrado ganar nunca, tras enfrentarse a equipos como Lazio, Roma, Inter, Torino, entre otros.

Por su parte, el Nápoles llega fuerte y lleno de moral tras su buena andadura en la Liga italiana, en la que es segundo tras el Milan. A los españoles les espera un ambiente hostil en el San Paolo, donde ya se han vendido más de 45.000 entradas y se espera un lleno casi absoluto. Los napolitanos afrontan la cita sin perder de vista la lucha por el scudetto, en la que tres puntos lo separan del liderato.

Pero Walter Mazzarri no quiere que sus jugadores se distraigan y quizás por ello pretende aislarlos todo lo posible de la euforia. Con la baja en defensa de Cannavaro, sancionado, todas las miradas apuntan al brasileño Emilson Cribari para sustituirle en un equipo en el que destaca el ataque, donde el uruguayo Cavani se antoja como pieza fija ya. Queda en duda la presencia del argentino Lavezzi, que fue sancionado con tres partidos de suspensión en Liga por escupir a un rival del Roma durante el último encuentro liguero, aunque el club ha recurrido la sanción.

ALINEACIONES PROBABLES

Nápoles: De Sanctis, Campagnaro, Cribari, Aronica, Maggio, Pazienza, Gargano, Dossena, Hamsik, Lavezzi y Cavani.

Villarreal: Diego López, Mario Gaspar, Gonzalo, Marchena, Capdevila, Cazorla, Bruno, Senna, Cani, Nilmar y Rossi.

Árbitro: Mark Clattenburg (inglés).

Estadio y hora: San Paolo (19:00).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios