fútbol El Xerez Deportivo FC cae antel el UP Viso (1-0)

Fútbol l Primera División

La depresión del Real Madrid mide su gravedad con el Espanyol

  • Tras la eliminación europea, la Liga se convierte en obligación para los blancos

El Real Madrid inmerso en su peor momento de la temporada después de perder cinco de los últimos siete partidos y tras despedirse de su competición preferida, la Liga de Campeones, de nuevo en octavos de final, mide su caída ante un Espanyol que recupera a su líder, Raúl Tamudo, venerado en el coliseo blanco.

El duelo ante el Espanyol pondrá freno a la depresión madridista o agravará aún más los problemas que protagoniza un equipo que ha perdido su identidad con el cambio de año. Su último varapalo, al eliminación ante el Roma italiano de Liga de Campeones, ha inundado de tristeza a un club, necesitado de un triunfo que alivie el buen momento.

Sólo queda la Liga y el título se ha convertido en una obligación tras despedirse antes de tiempo de Europa. Por lo que la cita frente al Espanyol tiene una gran importancia para el futuro blanco, cuyo presente está condicionado por las bajas. Bernd Schuster sigue sin poder contar con los goles de Ruud Van Nistelrooy y por lesión se pierden el partido Míchel Salgado, Metzelder y Arjen Robben. Además, tampoco estará Sergio Ramos por sanción.

Aunque todo apunta a que el alemán podrá contar con el italiano Cannavaro, renqueante de un golpe en el tobillo, lo cierto es que será duda hasta el último momento. Si tiene sensaciones positivas jugará y si no facilitará la entrada de Marcelo en el lateral izquierdo pasando Heinze a actuar de central.

La necesidad del triunfo para mantener una barrera de cinco puntos con el Barcelona, en el peor momento blanco de la campaña, es vital. El Real Madrid obligado a ganar a un Espanyol, que siempre ha sido bien acogido en el Bernabéu, pero que lo será aún más por el gol de Raúl Tamudo al Barcelona, clave en el desenlace del título de la pasada campaña.

El Espanyol llega al Bernabéu impulsado por la victoria ante el Valencia, con la intención de agravar la crisis del conjunto blanco y el objetivo de mantener su privilegiada posición en la clasificación liguera.

Decía el técnico blanquiazul, Ernesto Valverde, que es mejor visitar a los grandes en momentos turbulentos y parece que sus deseos se han cumplido. La escuadra barcelonesa, que no gana en el Bernabéu desde la temporada 1995-96, espera acabar con su mala racha en el feudo blanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios