Un empate sin valor

  • Sporting y Rayo suman un punto que no alivia la situación de ambos

Sporting y Rayo igualaron a dos tantos en un partido intenso y emocionante en el que los madrileños acabaron encerrando en su área a los gijoneses, pero que terminó en empate que no sirve para dar tranquilidad a ninguno de los dos equipos, que llegaban con trayectorias paralelas. Ambos sumaron 7 de los últimos 9 puntos en juego y afrontaban el encuentro con bajas importantes: Bernardo y Sanabria en los locales y Javi Guerra y Ze Castro en los madrileños.

Ndi, que fue duda hasta última hora, entró en el equipo inicial pero a los 3 minutos recibió una entrada de Quini que supuso que el camerunés tuviera que pedir el cambio, sustituyéndolo Halilovic.

El partido no pudo comenzar mejor para los gijoneses, ya que en el minuto 5 se adelantaron con un gol de Guerrero, que se aprovechó de un grave error de Quini, que quiso ceder a su portero sin ver la posición del delantero rojiblanco. El Rayo jugó con la defensa muy adelantada, lo que supuso que asumiese bastante riesgo que en más de una ocasión a punto estuvo de costarle un disgusto.

Con todo, los madrileños controlaban el balón y tocaban más, mientras que los sportinguistas buscaban robar y contragolpear creando las mejores ocasiones, que no supieron aprovechar.

El Rayo logró el empate en una contra de libro tras un robo de Jozabed que siguió Pablo Hernández, quien sorprendió a la defensa rojiblanca adelantada para centrar a Miku que, completamente solo, batió a Cuéllar.

Fueron los mejores minutos de los rayistas, pero otra contra volvió a pillar al equipo de Jémez con la defensa adelantada y Halilovic adelantó de nuevo a los asturianos. No obstante, el 2-2 llegó tras un clamoroso error de Cuéllar, que salió muy mal en un centro de Tito y el balón llegó a Jozabed, que lo cruzó ante la desesperación de la grada. El Rayo tenía posesión pero las ocasiones más claras eran locales, en especial una jugada entre Halilovic e Isma López que finalizó con un centro chut de éste que se fue fuera.

Pero sería el Rayo quien se acercaría más al triunfo con dos balones a la madera. Embarba desde fuera del área estrelló el balón en el poste y Trashorras, en un remate de cabeza, se topó con el larguero para dejar el partido en unas tablas que a nadie contentan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios