Un gigante con pies de barro

  • Baldasano se hizo 'amo' del Cádiz y configuró una plantilla a base de talonario que luego dejó abandonada · El objetivo era ascender y ahora lucha por no hundirse

Comentarios 1

Arturo Baldasano, candidato a la presidencia del Real Madrid en su día, aterrizó en Cádiz el pasado verano a bombo y platillo, como salvador de la entidad y con el firme propósito de devolver al equipo amarillo a Primera División.

Tiró o hizo que tiraba de cartera, como más tarde se acabó demostrando, para confeccionar un cuerpo técnico y una plantilla de lujo pero su aventura duró poco como presidente del club. De hecho, sólo un par de meses después del inicio de la Liga, negativo por cierto, se esfumó y le endosó el marrón a Antonio Muñoz.

Antes de todo eso, Baldasano contrató no dudó en tirar su íntimo amigo Vicente del Bosque como asesor deportivo, que le recomendó que fichara a Mariano García Remón. Flaco favor le hicieron al Cádiz. Los números del 'Gato de Odessa' dejaron que desear y nunca respondieron a lo que se esperaba de los amarillos, que ganaron el primer partido y luego comenzaron a dar muestras de fragilidad.

García Remón nunca supo sacar rendimiento a su plantilla y se tuvo que marchar por la puerta de atrás y enemistado con Baldasano, que prescindió de sus servicios tras perder una eliminatoria de Copa con el Granada 74. El técnico hasta tuvo que soportar enterarse de su destitución a través de los medios de comunicación.

Tras los nubarrones del principio, a Muñoz no le quedó más remedio que volver a tirar del carro y apostó por Antonio Calderón, hasta entonces en el Cádiz B, para salvar la temporada. El preparador del filial hizo lo más difícil, voltear la situación y lograr que el Cádiz se acercase a los puestos altos de la tabla, pero el sueño duró poco y la temporada de los cadistas está siendo casi casi para olvidar.

Y eso que en el plantel del Cádiz destacan futbolistas consagrados en Primera, como los béticos Dani y Contreras, Parri, Gastón Casas o Gustavo López. A los que hay que unir los siempre rentables Abraham Paz, Raúl López o Bezares.

En el mercado de invierno, se marcharon futbolistas como Armando, que era suplente y ahora es titular en el Athletic, Lucas Lobo y Pavoni, que fueron sustituidos por Natalio, Kosowski y Bangoura, jugadores con un rendimiento dispar. Sólo el punta cedido por el Almería está respondiendo.

Ahora, el cuadro amarillo se encuentra en una situación incómoda, aunque por peso específico y por la calidad de sus jugadores no debería pasar demasiados apuros para lograr los puntos que le faltan para atar la permanencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios