"Nos hacía mucha falta este punto de inflexión"

  • Casuco admite que "acabar la primera vuelta con 16 puntos era sentenciarnos"

Juan Martínez 'Casuco' respiró ayer tranquilo con la victoria de su equipo, triunfo que le sirve para acallar los rumores sobre su destitución en el caso de que cosechara una nueva derrota. El técnico confesó en la sala de prensa del Martínez Valero que "es una victoria que nos hacía mucha falta porque estábamos sufriendo mucho en los últimos partidos y sabíamos que necesitábamos un triunfo ya, porque si no nos quedábamos sin tiempo para luchar por la permanencia".

"Para nosotros -añadió Casuco- era fundamental aproximarnos a los veinte puntos, porque acabar la primera vuelta con dieciséis puntos era prácticamente sentenciarnos. Ahora se abre muchísima más esperanza, y desde luego este partido nos va a dar mucha más confianza y mucha más autoestima. Nos quedan por ganar diez partidos para acercarnos a los cincuenta puntos y ahora vemos que es posible. En la segunda vuelta hay que hacer treinta y un punto, porque de lo contrario, bajamos".

El murciano confesó que "la derrota del domingo pasado, cómo perdimos y los acontecimientos que se dieron tras el partido, han hecho mella en todos y como consecuencia se ha trabajado de una manera muy concienzuda esta semana. Se ha hecho un estudio muy minucioso del partido y se ha intentado ubicar a los jugadores que considerábamos que mejor podían rendir en este partido. A veces las cosas salen y otras veces no, y hoy ha salido y lo que tenemos que hacer es felicitarnos todos".

No dudó en afirmar que "ha sido el mejor partido del Xerez desde que estoy yo en el banquillo. Lo hemos llevado muy bien, muy equilibrado, con pocos altibajos en el juego y por supuesto con el valor que le da a lo que hemos hecho un rival como el Elche. Ganar aquí es muy difícil y eso le da doble valor a nuestro triunfo. Yo ya estaba viendo una progresión en los jugadores partido a partido, pero nos faltaba lo de hoy, ganar un partido para marcar un punto de inflexión ".

La suplencia de Mendoza "la decidí a última hora, después de visualizar de nuevo al Elche. Consideré oportuno el cambio porque aunque Jesús está en un buen momento, pensé que Redondo le podía dar un poco más de agresividad y podía estar más cerca de los centrales. Ha sido una decisión puramente táctica, sin ninguna otra trascendencia", con lo que negó que fuera consecuencia de la respuesta que le dio Mendoza el domingo anterior a sus acusaciones de falta de actitud en la plantilla tras caer 0-3 ante Las Palmas.

Dijo que el Xerez "no tiene complejo ante ningún rival, y lo ha demostrado hoy en Elche ante un conjunto que lucha por subir. El Xerez tiene una plantilla capacitada para ganar a cualquier rival".

Casuco quiso por último dar un aviso a navegantes. "Ahora es cuando más hay que tener prudencia y no lanzar las campanas al vuelo. Hay que ser humildes y hay que seguir trabajando, teniendo claro que ésta es la línea a seguir y ésta la actitud que hay que tener en el terreno de juego, a base de sacrificio y de capacidad, y a partir de ahí sale a relucir la calidad individual de cada jugador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios