baloncesto | nba

Otra vez un todos contra los Warriors

  • La NBA arranca con los actuales campeones como rival a batir por rivales bien reforzados

Stephen Curry atiende a los medios de comunicación antes del inicio de la temporada. Stephen Curry atiende  a los medios de comunicación antes del inicio de la temporada.

Stephen Curry atiende a los medios de comunicación antes del inicio de la temporada. / daniel murphy / efe

La temporada de la NBA empieza en la madrugada del martes al miércoles (a las 02:00, Cavaliers-Celtics y a las 04:30, el Warriors-Rockets) y, sin que haya entrado la primera canasta, todos los analistas predicen que una vez más serán los Golden State Warriors los que alcen el trofeo en junio del próximo año, porque ningún rival parece capaz de equipararse en profundidad y talento a los actuales campeones.

Y es que los Warriors de Curry, Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green se han constituido en la esencia más pura del fenómeno de los llamados súper equipos. Algunos aplauden estas máquinas de artillería. Otros, como Michael Jordan, lo critican. "Creo que esto hacer daño a la liga desde un punto de vista competitivo. Va a haber uno o dos conjuntos que serán espectaculares y otros 28 que terminarán siendo una basura", señaló.

Los Warriors no se han reforzado mientras otros ficharon estrellas para plantarles cara

Pero en realidad estos súper equipos no son un fenómeno nuevo. El mismo Jordan participó en uno, los Bulls con los que dominó junto a Scottie Pippen y Dennis Rodman con tres títulos seguidos entre 1996 a 1998. Antes incluso Wilt Chamberlain se juntó con otros dos futuros miembros del Salón de la Fama, Elgin Baylor y Jerry West, en los Lakers de finales de los sesenta y principios de los setenta. A principios de esta década se organizó otro, quizás el primero impulsado por los propios jugadores por su deseo de conquistar el título antes que ganar más dinero. Fue el caso de los Heat de 2010 con LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh.

Desde 1947, cuando se formó el circuito que más tarde se convertiría en la NBA, cinco franquicias han ganado 49 de las 70 coronas en juego, y 33 de ellas han sido sólo de dos equipo: Celtics y Lakers. En la actualidad el dominio de unos pocos se sostiene, aunque con otros nombres. A los demás conjuntos, como dijo Jordan, sólo le resta encontrar fórmulas para contener a los gigantes y dejar de ser "basura".

Este año, sin embargo, parece que algo puede cambiar con los movimientos del mercado y que ni los Warriors ni los Cavaliers lo tendrán tan fácil como la campaña anterior, en la que se citaron perdiendo sólo un partido (Cleveland) en sus caminos por los play off hasta la final. Chris Paul reforzó los Rockets de Harden. Carmelo Anthony y Paul George llegaron a los Thunder de Russell Westbrook. Dwyane Wade jugará de nuevo junto a LeBron en los Cavaliers; y Kyrie Irving y Gordon Hayward, en los Celtics de Boston. Los Spurs sumaron a Rudy Gay a un equipo que ya tiene a Kawhi Leonard y a LaMarcus Aldridge... Un todos contra los Warriors.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios