De visita por Chapín

  • Joaquín Morales, que acudió ayer al partido amistoso "para saludar a Aythami y a Viqueira", fue aplaudido por la afición pero reitera que "no voy a volver"

Joaquín Morales sorprendió a todo el mundo apareciendo ayer por Chapín para ver el amistoso ante el Metalurg, que presenció desde la última fila del palco. Después del partido, el dueño del club explicó que fue "a conocer al chaval que hemos traído del Dépor, Aythami, a saludar a Viqueira, a saludar a todos los futbolistas y a ver cómo van las cosas por aquí. He hablado con los jugadores, les he saludado y los veo animados y con muchísimas ganas de seguir ganando. Llevan dos semanas sin verme, normalmente me veían cada semana, el mensaje es el de seguir luchando y peleando para salir cuanto antes de ahí".

Menos habló Joaquín Morales de la venta del club: "No voy a hablar nada, ni hablé antes ni voy a hablar ahora porque al final es todo más de lo mismo". El nazareno recalcó que su idea sigue siendo irse del Xerez -"Siempre ha sido así"- y lamentó que las negociaciones para la venta hayan sido prácticamente radiadas en directo: "Siempre ha pasado igual, desde que han estado personas interesadas o 'tocones' siempre ha pasado igual, se ha radiado demasiado pero esto es así y por eso yo no voy a hablar de ese tema. El día que hable será cuando alguien venga por derecho, yo os lo presento y yo para atrás", pero no hay otro comprador: "No, no hay nada de nada", idéntica respuesta a la pregunta sobre Morales Manrique: "Nada de nada".

Sobre la presencia de Emilio Rincón en la reunión entre el Ayuntamiento y Juan Morales, Joaquín Morales es claro: "Me guardo mi opinión"; sobre si la negociación puede dilatarse más, dijo que "no lo sé; estoy tan quemado en este tema que prefiero no hablar, dejar el tiempo correr y que cada persona saque sus conclusiones, el tiempo da y quita razones. Yo como mejor estoy ahora es calladito, haciendo lo que estoy haciendo por el Xerez, buscando soluciones y dando la cara".

Joaquín Morales afirmó que "hace tiempo" que no habla con Juan Morales y sobre sus relaciones con el Ayuntamiento dijo que "cualquier palabra que diga puede ser malinterpretada, Joaquín Morales como mejor está es calladito" pero aseguró que del Ayuntamiento no le llama "nadie; últimamente me llama muy poquita gente, y el día de Las Palmas me llamó muy poquita gente. Pero bueno, la vida es así y estoy acostumbrado a eso. El fútbol es así".

Si finalmente no hay comprador, Morales seguirá en el Xerez porque "no hay más remedio, es el que tenéis, no hay otro. Y yo no abandono el barco. Y si hay comprador cuando lo haya lo sabréis, el tiempo pone a cada uno en su sitio y lo que podéis tener seguro es que yo he dado lo que tengo por el Xerez, y el que da lo que tiene no está obligado a más. Y más no tengo".

Sabido es que hay problemas con la titularidad de las acciones por la ampliación de capital de Gil Silgado, pero Joaquín Morales en su día compró el club en esas condiciones: "Quizás los posibles compradores no sean tan arriesgados como yo en este tema. Si Dios quiere antes de que acabe la temporada estará solucionado ese tema, el abogado lo explicará no hay que esconder nada ni nosotros queremos esconder nada".

Ayer, la afición aplaudió al nazareno: "La verdad es que lo agradezco; ha tenido un señor un detalle conmigo creo que bonito: el último día que salí de aquí una persona se vino para mí con el coche para echármelo encima y ahora ha venido a pedirme perdón, a pedirme disculpas. El señor ese me ha dejado blanco, está hasta con el hijo, le he dado la mano y le he dicho que ese gesto le honra".

Pero ni los aplausos de la afición harán que Morales reconsidere su postura: "No, puedo asegurar que Joaquín Morales no va a ser presidente ya ni de la comunidad de vecinos. No voy a volver más de presidente, eso está claro, ni me voy a sentar más en el palco de presidente, vendré como aficionado, como persona que siento al Xerez como ustedes. Difícilmente volveré, y si vuelvo, con mi carné a mi sitio".

Y es que el dueño del Xerez no esconde su decepción: "El fútbol en general me ha decepcionado bastante pero esto es así, yo no voy a cambiar nada, esto ya era así antes de que yo llegara a Jerez".

El todavía oficialmente presidente aseguró que será sustituido "de aquí a muy poquito tiempo, pero no esta semana. Más bien para la semana que viene. Lo más lógico es que mi sustituto salga del consejo" porque no está decidido. En cuanto a los fichajes, Morales dijo que "puede haber una sorpresa de última hora, hay negociaciones bastante avanzadas" con un español.

De las victorias, dijo que "el de Elche más o menos lo seguí, pero este último no, mi hijo puso el teletexto jodío y cuando vi 1-3 la verdad es que se me cayeron los palos del sombrajo, y cuando me llamaron y me dijeron 4-3 se reía mi mujer de mí porque la verdad es que pegué un bote para arriba que no fue normal".

Joaquín Morales dijo que se iba y el Xerez empezó a ganar: "Me lo dice muchísima gente, el cenizo eras tú de presidente; te has ido de presidente y el equipo ha empezado a ganar; ojalá sea así, yo lo que quiero es el bien para el Xerez siempre".

Sobre el aval personal a Viqueira, dijo que "igual que he avalado a muchísimos que no os habéis enterado; así empece hace años y así sigue siendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios