Aguirre no cree que Gallardón deje ni el Ayuntamiento ni la política

  • La presidenta Esperanza Aguirre ha manifestado hoy que "no cree" que Alberto Ruiz-Gallardón vaya a abandonar la Alcaldía de Madrid, ni la política, por no haberle incluido en las listas del PP.

Comentarios 7

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que el el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, no dejará la política tras las elecciones del 9 de marzo ni dejará su cargo al frente del Ayuntamiento de Madrid y aseguró que el asunto "está zanjado" por el presidente del partido, Mariano Rajoy.  

  Preguntada durante un desayuno informativo organizado por Europa Press por si considera que finalmente Gallardón dejará de ser primer edil y abandonará la política, Aguirre dijo: "Creo que no, a lo que usted me pregunta. No, a las dos cosas". Asimismo, añadió que el presidente nacional ha zanjado el asunto y "no hay más que hablar".

  Por otra parte, Aguirre insistió, hasta en tres ocasiones, que el tema de la formación de las listas al Congreso de los Diputados es una cuestión "zanjada" por el líder del PP nacional.  

  La presidenta regional subrayó que lleva 25 años a disposición de la dirección del partido y mantuvo que Rajoy ha cerrado la composición de las listas "de la manera que ha considerado mejor para Madrid y para España".

  La jefa del Ejecutivo madrileño, que reconoció no haber hablado con Gallardón desde que el pasado martes Rajoy le comunicara que no iba a ser incluido en las listas al Congreso, aseguró que no quiere ser presidenta del Gobierno central porque ya es presidenta de la Comunidad de Madrid.  

  "Ya he sido ministra de Cultura, de Educación, de Deportes y de Ciencia", recordó y aseveró que sus aspiraciones "ya estaban colmadas" antes de que los madrileños le dieran su respaldo en las urnas en las elecciones regionales.  

  Además, descartó su posible entrada en 'maitines', las reuniones que los políticos allegados a Rajoy protagonizan los lunes, porque, según dijo, los presidentes autonómicos no pueden acudir a estas convocatorias porque su trabajo está en las regiones que presiden.  

  A su juicio, la polémica surgida ha servido para que el PSOE intente dividir a los miembros del PP entre "centristas y carcunda" (persona que mantiene actitudes retrógradas), entre las que, según dijo, se honra estar. "El PSOE rompe la regla de comportamiento democrático de no entrar en las cuestiones internas de un partido", indicó.  

 "Todo el PP, todos lo que estamos en el PP, creemos en las ideas liberales, centristas, reformistas y progresistas", subrayó, al tiempo que afirmó que en no ha visto en su vida un ejemplo como el actual de "meterse en los asuntos internos de un partido". 

Socialistas escindidos

  La dirigente popular manifestó que, frente a la unión de los miembros del PP, los socialistas "no están solamente divididos, sino escindidos", como lo muestra el caso de Rosa Díez, que abandonó las filas socialistas y creó un partido propio tras ser número uno en las listas al Parlamento Europeo.  

  Además argumentó que el PSOE, a diferencia del PP, no cumple ni siquiera con sus estatutos, que establecen la celebración de primarias para la elección de los cabezas de lista, pero no se han llevado a cabo desde los tiempos de Josep Borrell y Joaquín Almunia.  

  También criticó que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se vaya a presentar en esta ocasión por la circunscripción de Cádiz, cuando en años anteriores lo ha hecho por Cantabria, Toledo y Madrid. "Los gaditanos, que son liberales, votarán a la candidata del PP, Teófila Martínez", agregó.  

  Respecto a los resultados de las próximas elecciones de marzo, Aguirre señaló que la diferencia entre el PP y el PSOE se mantendrá con 3 escaños a favor de los populares en Madrid.  

 "Estamos con 17 escaños. En el 2000 tuvimos 19. Si se repitiera el resultado tendríamos 2 escaños más nosotros y dos menos los PSOE. Pero en las autonómicas la diferencia que teníamos ha pasado de 32.000 a 590.000 votos, es decir, que si esa diferencia se mantiene, serían 3 escaños más para nosotros en Madrid y 3 menos para ellos", añadió.  LISTAS  

  Aguirre declinó dar más datos acerca de la composición de las listas del PP a las generales, advirtiendo tan solo que tiene "muchas peticiones" para ir en el último puesto. También recordó que que "es muy posible" que el portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, "vaya en un puesto de honor en la lista de Madrid.  

  "No voy a avanzar más no vaya a ser que me meta en un lío", dijo la presidenta, quien apuntó que de momento no puede dar "más noticias" sobre las listas porque no entra dentro de sus competencias. No obstante, Aguirre aventuró que Pío García Escudero podría ir de número uno del PP en las listas al Senado. "Pero no tengo ni idea", apostilló.  

  Finalmente, Aguirre salió en defensa del que será el número dos de los populares en las generales, Manuel Pizarro, del que dijo que ha demostrado desde siempre una experiencia extraordinaria y que es capaz de resistir "todo tipo de presiones", incluso el intento de abandonar la presidencia de Endesa.  

  "Éste entusiasmo no lo he visto en Solbes", expuso la presidenta, quien añadió que el vicepresidente económico hizo por la Comunidad de Madrid algo que a sus ciudadanos "les vino muy mal", como fue computar la deuda pública de 4.000 millones de euros como deuda regional.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios