ETA atenta contra una empresa de la Y vasca en Zarauz y causa tres heridos

  • Es la segunda vez que la banda atenta contra la adjudicataria Amenábar · Todos los partidos salvo la izquierda 'abertzale' condenan el ataque, que afectó a dos agentes de la Ertzaintza y a un vecino

El viernes, Gara publicaba un comunicado de ETA en el que la banda abogaba "por acelerar la lucha" para lograr "un Estado vasco" y ayer se confirmaron las advertencias de los terroristas. De madrugada explotaba una bomba frente a la sede de la constructora Amenábar en Zarauz (Guipúzcoa), una de las empresas encargadas de la construcción de la Y vasca, nombre con el que se denomina al tramo del AVE que transcurrirá por la comunidad. El artefacto provocó tres heridos leves, dos de ellos agentes de la Ertzaintza y un tercero un vecino que sufrió varios cortes por cristales rotos tras la deflagración.

Sobre las 2.30 y una hora después de que una informante anónima, que hablaba en nombre de ETA, llamara a la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de Guipúzcoa avisando de la colocación del explosivo, estallaba la bomba frente a la constructora, situada en la calle Nafarroa del municipio guipuzcoano. Según indicaron desde el Departamento de Interior del Gobierno vasco, el artefacto contenía entre tres y cinco kilos de explosivo y estaba dentro de una mochila.

La deflagración provocó daños en la fachada del edificio y en su soportal, así como en las cristaleras de una vivienda situada a 50 metros de la explosión. Además, causó tres heridos leves, dos de ellos ertzainas que tuvieron que ser atendidos por una ambulancia por lesiones en los tímpanos como consecuencia de la onda expansiva, y el tercero, un varón que sufrió varios cortes en la cara y que residía en el edificio adyacente a la sede de la compañía.

Amenábar es una de las compañías adjudicatarias de las obras de la Y vasca, proyecto ferroviario para unir las tres capitales vascas entre sí, y con Madrid y Francia a través de la alta velocidad. No obstante, no es la primera vez que los terroristas atacan a la misma entidad ya que el pasado de mayo ETA atentó contra dos de sus excavadoras que se encontraban estacionadas en el barrio de Santa Bárbara del municipio guipuzcoano de Hernani.

Todos los partidos democráticos vascos, así como los principales representantes de las instituciones autonómicas condenaron rotundamente este nuevo acto de la barbarie terrorista. El diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, denunció además que "los que han cometido este atentado están dinamitando las expectativas de progreso" del País Vasco y recordó a los empresarios guipuzcoanos que cuentan "con el respaldo de las instituciones y de la sociedad guipuzcoana, que valoran su contribución a la generación de riqueza y empleo".

En un comunicado, el Gobierno vasco quiso condenar este último atentado de ETA y advirtió a los terroristas que con este tipo de acciones no lograrán "paralizar" a la sociedad vasca, que expresará "el rechazo más absoluto al terrorismo y a la violencia que practican" además de mostrar "la firmeza en sus convicciones democráticas para construir este país". Por eso, el Ejecutivo vasco se preguntó: "¿Qué tipo de sociedad pretenden construir quienes defienden sus ideas a bombazo limpio contra la población civil? ¿Qué valores democráticos exhiben?" En su opinión "la respuesta es clara y evidente: Ninguno".

Del mismo modo, EA expresó su "solidaridad y afecto" a las tres personas heridas en Zarauz y mostró su "hartazgo, una vez más, contra unos 'iluminados' que utilizan la amenaza, la violencia y la sinrazón contra Euskal Herria". La formación independentista exigió "a ETA que escuche, de una vez por todas, el clamor de la sociedad vasca, que quiere vivir en paz".

Para el secretario de Organización de los socialistas vascos, Rodolfo Ares, "atentar contra quienes están construyendo una infraestructura básica para el país pone de manifiesto hasta qué punto ETA y quienes les apoyan están contra la sociedad vasca, contra su progreso y bienestar". El secretario general del PSE de Guipúzcoa, Iñaki Arriola, aseguró que el atentado es fruto de la "impotencia y frustración" de los "radicales abertzales" por la "pérdida de cohesión entre sus bases", entendimiento que ahora buscan "fijando la Y vasca como su enemigo a abatir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios