El Gobierno vasco se desmarca de los actos del desarme de ETA

  • Un manifiesto impulsado por Savater, Pagazaurtundua y Consuelo Ordóñez aboga por un final de la banda sin impunidad

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, anunció ayer que ni el lehendakari, Íñigo Urkullu, ni ningún miembro del Ejecutivo de Vitoria participarán en los actos públicos convocados por los autodenominados artesanos de la paz el sábado en Bayona (Francia) con motivo del desarme de ETA.

Así lo adelantó Erkoreka, a preguntas de los periodistas, en la comparecencia de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno. "El Gobierno vasco ni ha contemplado ni contempla participar en ningún acto que no ha convocado ni en el que ha colaborado a partir de las 10.30 de la mañana del día 8 de abril", cuando está previsto que comiencen las actividades del llamado Día del desarme con la proyección de un cortometraje, contestó.

Un manifiesto que firman Fernando Savater, Consuelo Ordóñez o Maite Pagazaurtundua aboga, pocas horas antes del anunciado desarme de la organización terrorista, por un final de la banda sin impunidad y considera que la acción del sábado en Bayona tiene una "inequívoca connotación de autoblanqueo" que requiere una respuesta clara.

Joseba Arregi, Teo Uriarte y Luis Castells son los otros tres impulsores del manifiesto, que suscriben también decenas de personas del mundo de la política, la cultura y los medios de comunicación, y que, en principio, quieren hacer público mañana.

Consideran que la sociedad no debería olvidar que el derecho a la justicia real "no es negociable, ni relativo" y que el fin de ETA debe ser manejado desde los principios que inspiran el Estado de derecho.

Creen que el anuncio por parte de la banda de una entrega de armas "mediática y propagandística -con una inequívoca connotación de autoblanqueo-, requiere de una respuesta clara y determinada".

Tras recordar que los "fanáticos de la identidad nacionalista" se han valido de mecanismos como el amedrentamiento y la propaganda, subrayan que el futuro de la sociedad vasca y navarra no puede escribirse "en la estela del miedo y la autocensura generados por ETA, aunque su acción terrorista haya dejado de amenazarnos". Porque si así ocurre "no habrá verdad en la memoria, ni dignidad, ni justicia para sus víctimas; porque las víctimas fueron asesinadas, heridas, secuestradas, extorsionadas, vejadas o amenazadas con el objetivo de conseguir la instauración del proyecto político de ETA".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios