El Grupo Internacional de Currin no tiene "nada que pedir a ETA"

  • El GIC afirma que "no tiene ninguna petición por ahora" para la banda y explica que trabajará por la legalización de Sortu y la revisión de la ley antiterrorista

El denominado Grupo Internacional de Contacto (GIC) liderado por el abogado surafricano Brian Currin afirmó ayer que "en este momento no tiene ninguna petición para ETA", con quien se negó a mantener contacto.

Tres de los cinco integrantes del GIC -rechazado por los Gobiernos central y vasco- ofrecieron en Bilbao una rueda de prensa en la que limitaron el tiempo destinado a las preguntas y en la que explicaron que la creación de este grupo obedece a "la invitación de determinados agentes" vascos, que no concretaron, para ayudar en un proceso de paz en Euskadi.

"En este momento no tenemos ninguna petición para ETA, lo que estamos haciendo en este momento es desarrollar este proceso", afirmó la baronesa norirlandesa Nuala O'Loan, que compareció acompañada por el que fuera secretario general de Interpol, Raymond Kendall; el profesor suizo experto en derechos humanos Pierre Hazan y Currin. A la primera reunión del grupo, celebrada el lunes, no asistieron los otros dos integrantes del GIC: la criminóloga inglesa Sylvia Casale y el israelí Alberto Spektorowski.

O'Loan explicó que las líneas de trabajo del grupo serán las de "promover y hacer posible la legalización de Sortu, de acuerdo con la Ley de Partidos", así como "animar" a "revisar" la ley antiterrorista y "adaptar" la política penitenciaria a "la nueva situación política", lo que incluiría el acercamiento de los presos de ETA y la liberación de los reclusos "gravemente enfermos".

La baronesa afirmó que los integrantes del grupo no son "mediadores", sino que pretenden "ofrecer su ayuda para poder seguir adelante dentro de este proceso de paz". No obstante, señaló que están dispuestos a "animar y asistir a los partidos" en el transcurso de "conversaciones y negociaciones sin condiciones y sin un resultado predeterminado" con el propósito de "conseguir un acuerdo de paz inclusivo".

Además, recalcó que todo debe desarrollarse "en total ausencia de violencia o amenaza de su uso de cualquier procedencia" porque esto es "crítico para el éxito de cualquier proceso de paz". Por ello, señaló, es necesario que haya "un proceso de verificación", cuyos "detalles" aún están "definiendo" los miembros del grupo.

No obstante, Currin matizó que "será muy improbable" que los propios miembros del grupo "se encarguen de la verificación", porque ellos se encargan de la "conceptualización", de analizar "la cuestión desde todos los ángulos" y de pensar en "todos los detalles y todas las complicaciones que puedan surgir" durante la misma.

El abogado sudafricano anunció que la próxima reunión será en marzo y avanzó que el GIC informará de todos sus acuerdos mediante un web ya operativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios