Marlaska ordena retirar el nombre de un etarra de un parque de Hernani

  • La alcaldesa de la localidad guipuzcoana, de ANV, alega que ella tenía 14 años cuando se aprobó y que ningún partido exigió el cambio de denominación

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ordenó ayer la retirada del nombre y el monolito que desde 1982 rinden homenaje al etarra José Aristimuño, alias Pana, en un parque de la localidad guipuzcoana de Hernani. Además, advirtió a la alcaldesa del municipio, Marian Beitialarrangoitia (ANV), que si ignora este requerimiento su actuación será interpretada como un "indicio racional de criminalidad". El juez adoptó esta decisión después de tomar declaración a la alcaldesa, acusada de enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas por mantener el nombre del etarra. En su defensa, Beitialarrangoitia, que quedó en libertad sin medidas cautelares, alegó que cuando se puso el nombre al parque ella tenía tan solo 14 años y que desde entonces ningún grupo municipal ha solicitado el cambio de denominación.

"Es indiscutible que poner el nombre de un parque a un miembro de ETA supone necesariamente un acto de reconocimiento personal y como tal de validar el uso de la violencia para la consecución de fines supuestamente políticos", afirma el juez en el auto, en el que ordena a la Ertzaintza la retirada de la placa y el monolito y solicita garantías de que "no vuelvan a colocarse en ninguna forma gráfica imaginable".

Grande-Marlaska se convierte así en el primer juez que ordena por la vía penal la retirada de símbolos de homenaje a etarras. Una decisión que tiene como objetivo "evitar la reiteración delictiva", ya que mantener un parque dedicado a Pana conlleva una "conducta criminal" y determina "una humillación constante en el sentimiento legítimo no sólo de las víctimas sino de cualquier ciudadano con sólidos principios democráticos".

En relación con la denominación Plaza de los Soldados Vascos, el juez no acepta la petición de retirarla que le plantearon los querellantes al considerar que no tiene cabida en "el momento actual". La alcaldesa de Hernani, que también esta encausada por otro delito de enaltecimiento del terrorismo al vitorear a los etarras Igor Portu y Martín Sarasola durante un mitin de ANV, declaró por espacio de hora y media y defendió su inocencia con tres argumentos. El primero, que cuando el Ayuntamiento de Hernani aprobó la colocación de los símbolos ella no sólo no formaba parte de la corporación local, sino que tenía 14 años. El segundo, que a pesar de conocer la causa abierta contra ella, ninguno de los otros grupos municipales (PNV, EA, EB, PSOE y PP) ha registrado una petición para que se cambie la denominación. En marzo, el entonces delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, sí exigió la retirada de la placa tras contar con un informe de la Abogacía del Estado que consideraba nulo de pleno derecho el acuerdo municipal en el que se adoptó la medida.

Y por último, sobre la plaza que lleva el nombre de Gudarien Emparantza [Soldado Vasco] la alcaldesa alegó que el nombre alude a los 200 vecinos del municipio muertos durante la Guerra Civil.

La parte querellante, la asociación Dignidad y Justicia, a la que se han adherido el Foro de Ermua y las familias de cuatro víctimas asesinadas por Pana, pidió al juez que ordene de forma cautelar el cambio de nombre de los dos emplazamientos, la retirada del monolito y la anulación de la distinción como hijo predilecto que le hizo el Ayuntamiento a Pana hace 26 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios