Mil avisos contra el yihadismo

  • La campaña de Interior 'Stop radicalismos', puesta en marcha hace dos meses, busca, y parece que encuentra, la implicación de los ciudadanos

Comentarios 1

Hace algo más de dos meses que el Ministerio del Interior puso en marcha Stop radicalismos, una iniciativa que, entre otros objetivos, persigue la implicación de los ciudadanos para avisar de posibles casos de radicalización. De momento está teniendo éxito y ha recibido ya 1.030 comunicaciones. Así lo han explicado responsables del Centro de Coordinación de Información sobre Radicalización (CCIR), la sala de recepción de esas comunicaciones dependiente del Centro de Inteligencia Contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), atendida las 24 horas del día por personal cualificado.

Con un promedio de 14 comunicaciones diarias, los responsables del CCIR consideran esta cifra "bastante positiva", como demuestra además que la mitad de ellas, unas 500, fueron valoradas de interés por los expertos del centro de coordinación. Incluido en el Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización Violenta, que se empezó a diseñar con el Gobierno socialista pero que empujó el del PP bajo la dirección del Ministerio que dirige Jorge Fernández Díaz, Stop Radicalismos tiene como objetivo la prevención de extremismos y, sobre todo, el reclutamiento de yihadistas.

Fernández Díaz lo presentó en Bruselas el 4 de diciembre, donde tuvo una buena acogida, y empezó a funcionar con una página web, www.stop-radicalismos.es, que incluye un formulario; un correo electrónico, stop-radicalismos@interior.es; un teléfono gratuito, 900 822 066, que en breve quedará reducido a las tres últimas cifras; y un botón Stop radicalismos en la aplicación para móviles Alertcops. Ha sido el formulario vía web, según los datos facilitados por el centro, la herramienta más utilizada hasta ahora, con un 43 % de las comunicaciones ciudadanas recibidas, por delante del teléfono de la línea 900, con un 38 %.

Y del medio centenar de comunicaciones que los especialistas han considerado de interés, el 77% contenían datos susceptibles de explotación policial y, por tanto, fueron remitidos a las fuerzas de seguridad. Cuatro de ellas fueron consideradas críticas y derivadas inmediatamente a la Policía y la Guardia Civil.

El 27 % de las comunicaciones recibidas tiene con ver con los signos de radicalización por cambios de conductas y comportamientos que observan los ciudadanos en su entorno; el 15 %, con centros de culto "ilegales"; el 12 %, con problemas de convivencia; el 11 % con menores y/o ausencia o desaparición de éstos; y un 4 % con posibles combatientes que han podido viajar a lugares de conflicto.

Los responsables del CCIR resaltan el importante número de comunicaciones referidas a menores radicalizados y subrayan que a veces son los propios alumnos los que realizan los avisos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios