El PCE cumple 40 años de su legalización en lucha por la supervivencia

La legalización del Partido Comunista de España (PCE), que supuso uno de los hitos clave de la Transición, cumple hoy 40 años, en un momento en el que la organización que entonces lideraba Santiago Carrillo está sumida en un papel marginal, aunque empeñada en seguir defendiendo su ideario.

Fue el 9 de abril de 1977, en el bautizado como Sábado Santo rojo, cuando el Gobierno de Adolfo Suárez puso fin a la clandestinidad del PCE para que poder celebrar en junio las primeras elecciones democráticas tras el franquismo y caminar hacia la democracia.

Transcurridas cuatro décadas, la formación, que mantiene sus siglas y su autonomía, lucha por subsistir y no caer en el olvido, después de integrarse primero en Izquierda Unida (IU), en 1986, y el pasado año, en la coalición electoral de ésta con Podemos.

"El PCE, no solo tiene futuro, sino que es una necesidad. El capitalismo no ha sido capaz de resolver los problemas de la humanidad, por lo que hace falta un sistema justo y un partido que luche por él", reflexiona el secretario general de los comunistas españoles, José Luis Centella.

En declaraciones a Efe, Centella se muestra convencido de que la lucha de clases "tiene sentido en el siglo XXI, como lo tuvo en el pasado", aunque admite que es preciso "organizarse para llegar a la gente y saber cómo comunicar con ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios