fútbol El Xerez Club Deportivo vence al Salerm Puente Genil (1-0) / El Xerez Deportivo FC cae antel el UP Viso (1-0) / Victoria importantísima del Atlético Sanluqueño frente a la UB Lebrijana (0-1)

Sucesos

Secuestrada una cooperante española en Somalia

  • La médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bouza fueron apresadas hoy por hombres armados en la localidad de Bossaso, en Somalia. La policía mantenía rodeada la guarida donde están secuestradas.

La policía de Somalia mantenía rodeada esta tarde la guarida donde están secuestradas dos cooperantes de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), una española y una argentina, capturadas hoy en el nordeste del país.

La médico española Mercedes García y la enfermera argentina Pilar Bouza fueron apresadas hoy por hombres armados cerca de los almacenes de un centro para refugiados de la localidad de Bossaso, en el extremo nordeste del país.

El ministro de Información de la región semiautónoma de Puntlancia, Abdulrahman Mohamed Bankah, dijo a los periodistas que nada más tener conocimiento del secuestro fueron movilizados los agentes de seguridad para liberar a las cautivas.

"Tomaremos todos los pasos necesarios para liberarlas", agregó el alto funcionario. "Castigaremos a los secuestradores para que se lleven una buena lección", insistió.

Las operaciones condujeron a los efectivos hasta la población de Giriso, a 5 kilómetros de Bossaso, donde las fuerzas de seguridad localizaron el grupo y lo cercaron para forzar la puesta en libertad de las rehenes.

Fuentes policiales indicaron que dos de los secuestradores, al verse rodeados, decidieron entregarse a los agentes policiales. Inicialmente se había informado de que eran seis los secuestradores que se habían entregado.

Pero otros cuatro miembros de la banda, integrada, al parecer, por seis personas, se mantenían dentro del lugar y amenazaban con matar a las secuestradas si no se les respetaba la vida o se les permitía salir libres.

Inicialmente, también se había informado de que los secuestradores eran diez en total.

"Tenemos a dos secuestradores en nuestro poder, y ya están en la prisión central", dijo un oficial de la policía que pidió el anonimato.

"El resto de los secuestradores están rodeados, pero han pedido una amnistía antes de poner en libertad a las dos secuestradas. Daremos cualquier paso que permita la libertad de las rehenes", agregó.

Consultado telefónicamente desde Mogadiscio, el periodista local Abdulrasak Sheikh dijo a Efe que antes de esos hechos se produjo un breve intercambio de disparos entre los secuestradores y la policía.

"Todavía no conocemos el estado de los secuestradores ni de las rehenes", añadió.

En la misma localidad de Bossaso fue secuestrado el 16 de diciembre el cámara francés Gwen Le Gouil, pero quedó en libertad el pasado lunes. Sus captores habían pedido un rescate, pero se desconoce si al final fue abonado el dinero.

Somalia vive desde 1991 en una situación anárquica porque ningún Gobierno central ha logrado imponer su autoridad en el país. Puntlandia mantiene sus propias autoridades administrativas con un régimen de autonomía.

Según diversas fuentes, Pilar Bouza llevaba seis meses en Bossaso, mientras que Mercedes García llegó a esa localidad este mes.

El vicepresidente de Puntlandia, Hassan Dahir Afqura, expresó la preocupación por la "escalada de la inseguridad" en esa región, que no se ha visto muy castigada por la violencia que afecta desde hace años al centro y sur del país, incluida su capital, Mogadiscio.

"Derrotaremos a los delincuentes y garantizaremos la seguridad de los asistentes sociales", prometió Afqura en declaraciones a los periodistas en la capital de Puntlandia, Garowe, una pequeña ciudad de unos 50.000 habitantes.

Desde Nairobi, el embajador de España, Nicolás Martín Cinto, seguía de cerca el caso en conversaciones telefónicas frecuentes con el presidente de la región de Puntlandia, Adde Musse Hersi.

El secuestro de las dos integrantes del equipo de MSF en Somalia desató temores entre la población que se beneficia de sus acciones.

"Pilar y Mercedes eran las únicas profesionales médicas que teníamos aquí, asistían a nuestros hijos y eran una constante ayuda", dijo a Efe Halima Hassan, de 43 años, madre de tres niños, que abandonó Mogadiscio para dirigirse a la región de Puntlandia.

"Si deciden marcharse por la falta de seguridad, será un desastre para nuestras familias", agregó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios