La comisión de Fernández Díaz queda bloqueada pero se prorroga hasta diciembre

  • La abstención de Podemos evita nuevos comparecientes de momento y permite que los votos del PP sean determinantes

Los trabajos de la comisión del Congreso que investiga el supuesto uso político de los medios del Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz se han bloqueado, no habrá nuevos comparecientes de momento y prolonga su labor hasta diciembre, sin que se haya fijado fecha para la próxima cita. Tras una reunión "animada", como la definió el presidente de la comisión, Mikel Legarda (PNV), el encuentro concluyó sin acuerdo alguno y con reproches mutuos entre los grupos, que se han culpado unos a otros de boicotear la continuación de los trabajos.

Sin que quedara clara la responsabilidad de cada uno en ese bloqueo, lo cierto es que lo que en principio parecía posible, que se acordara la comparecencia -a petición de PSOE y Ciudadanos- del ex director general de la Policía Ignacio Cosidó, tampoco salió adelante, y menos la de los miembros de la conocida como "policía política". Lo único que parece claro es que la comisión continuará hasta diciembre y que se esperará a la información que tienen que aportar los distintos organismos, como el Ministerio del Interior o la Oficina Antifraude de Cataluña. Documentos que volverán a exigir los letrados de la comisión porque, según Legarda, los recibidos son "escasísimos". Después, vendría, si llega, una segunda fase: la de petición de comparecencias.

Fernández Díaz y De Alfonso ya dieron explicaciones el pasado día 5. La duda que sembró la reunión de ayer es si serán los únicos y últimos en hacerlo. Según Legarda, en la sesión se diferenciaron dos bloques: uno de ellos, en el que se encontraba también su grupo (el PNV), que apostaba por seguir llamando a nuevos comparecientes, como a algunos comisarios de Policía, al considerar que había suficiente "información abierta" para ello. Otro bloque, que encabezaba el PSOE y que contaba con el apoyo de Ciudadanos, pretendía que acudiera Cosidó y, que después de recibir la documentación pendiente, se volviera a debatir una nueva tanda de comparecencias.

Pero en el último momento, la abstención de Podemos, que en principio iba a apoyar la comparecencia de Cosidó, impidió que ésta saliera adelante, porque querían unirla a otras, como las de ex director adjunto operativo de la Policía Eugenio Pino, el policía José Manuel Villarejo o el ex ministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que no contaban con apoyos suficientes. De este modo, los votos del PP fueron determinantes, así como las abstenciones de otros grupos en algunas de las votaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios