"Para evolucionar necesito mirar al pasado"

  • Una Charla con Ana Morales · Bailora

Ana Morales Moreno es una de esas bailaoras-o bailarina según el día y la obra- cuya carrera artística ha ido paralelamente al Festival de Jerez. Hasta hoy la habíamos visto en varias ocasiones por Villamarta, pero siempre con un papel secundario. La descubrimos con Javier Latorre en ‘Triana, en el nombre de la rosa’ (2005), creció con Javier Barón en ‘Meridiana’ (2007) y con Amador Rojas (’Frida Khalo’, 2008) y se destapó como artista invitada del Ballet Flamenco de Andalucía. Ahora se estrena en solitario con ‘Los pasos perdidos’.     

–Será la primera vez que Ana Morales se suba con propuesta propia a Villamarta. ¿Cómo lleva las horas previas?  

–Pues con muchos nervios y muchas expectativas, pero a la vez muy tranquila. Confío mucho en mi trabajo y bueno, es una propuesta que estrenamos en septiembre, que se ha remodelado un poquito porque se hizo en un espacio abierto y ahora se hace en uno cerrado y nada, encantada con poder estar con mi propio espectáculo en Villamarta.  

–Lleva varios años trabajando como primera bailaora del Ballet Flamenco de Andalucía, ¿qué le ha aportado esa experiencia?

–Mucho, me ha dado más profesionalidad si cabe para poder llevar mi propia compañía, me ha ampliado todos los conceptos, ha sido una experiencia muy enriquecedora.

–Ha dicho usted en la rueda de prensa que se encuentra en una etapa de transición, ¿cómo se lleva eso?  

–A veces una está en un momento de su vida en el que todo parece estable pero de repente sucede algo que desmorona todo. Entonces tienes que volver a construir, y en ese momento es en el que me encuentro ahora mismo. De cualquier modo, ojalá todos estos periodos de transición fuesen como el que estoy viviendo, es un periodo muy bonito tanto personal como profesionalmente.

–Explíquese... 

–Sí, me siento mucho más segura, más tranquila, mucho más yo.Me estoy encontrando a mí misma y creo que ‘Los pasos perdidos’ es un reflejo total de este momento que estoy viviendo ahora.

–Algunas crónicas del espectáculo que estrenó en el ciclo ‘Septiembre es flamenco’ de Sevilla, hablaban de que era poco flamenco. ¿Coincide con eso? 

–La verdad es que no, es un espectáculo que en su esencia es muy flamenco. Hay una pincelada de danza española que es la malagueña de Lecuona, pero desde un punto de vista flamenco. No hay que olvidar que artistas comoCarmen Amaya llevaban repertorio español. El espectáculo en sí es muy flamenco, aunque quizás el concepto visual del mismo no lo es, pero eso no quiere decir que el espectáculo no sea flamenco. Es un concepto actual y el reflejo de lo que estamos viviendo hoy día, yo no puedo hacer un espectáculo como lo hacía Farruco o La Macarrona, sería mentira. Es una creación flamenca pero desde la visión de una bailaora actual, de los 33 años que tengo. 

–Lo que sí cambia es la implicación de David Coria...  

–Sí, y me ha costado. Entre los dos habíamos creado este espectáculo acorde a nuestras necesidades. Por eso si alguien tenía que estar físicamente era él, porque además aparece como un rayo de luz. David es una persona de las que hacen falta en el flamenco, mantiene la base pero aporta nuevas historias.    

–Usted ya demostró en aquel ‘De sandalia a tacón’ que llevó a la Sala Compañía su inquietud por conocer el pasado. Es su generación muy propensa a ello, ¿no? 

–A mí me gusta investigar y echar la vista atrás porque de alguna manera te enriquece. El flamenco tuvo una época dorada y dejaron tanto legado que poder conocerlo es fundamental para poder evolucionar. Es bueno conocer tu profesión y desde ahí partir y crecer, si no es quedarte vacía. 

–El Festival de Jerez cumple 20 años, ¿qué concepto tiene de él? ¿Ve peligrar su futuro?   

–Este Festival es muy peculiar y reconozco que es el más abierto en cuanto a conceptos, porque en él congenian bien la danza española y el flamenco, algo que a veces se olvida. Hay flamenco tradicional puro, esas odiosas palabras, pero también danza. Para mí es de los mejores festivales que hay en España por eso me daría muchísima pena que no continuara, porque para muchos de nosotros, sobre todo los jóvenes, a los que siempre nos han dado cabida, son como nuestras cajas mágicas. Si nos quitan eso, ¿dónde nos realizamos? Seamos mejores o peores artistas o te guste más o menos la proposición que hagas, ellos siempre te dan esa oportunidad para progresar o equivocarte. Espero, al menos por las últimas noticias, que haya un poquito de luz y que se podrá mantener.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios