La entrevista · Rycardo Moreno

"Para mí es un lujo presentar este disco en Jerez"

  • El guitarrista lebrijano estrena en la Guarida del Ángel su primer trabajo en solitario, 'Varekai'.

El guitarrista Rycardo Moreno (Lebrija, 1981) presentará esta noche (24.00 horas) en la Guarida del Ángel su primer trabajo discográfico, ‘Varekai’. El lebrijano forma parte de una generación de músicos inquietos que pese a haberse criado dentro del flamenco tradicional, no reniegan de acercarse a otro tipo de estilos y culturas, llámese el jazz.

De amplia faceta profesional, ha puesto sonido a discos como ‘Cuando el Lebrijano canta se moja el agua’, de Juan Peña El Lebrijano; ‘Infundio’, de Tomás de Perrate, ‘Sin muros’, del pianista David Peña ‘Dorantes’; ‘Mi voz en la palabra’ de Esperanza Fernández o ‘Historias de Radha y Krishna’, de Jorge Pardo; y ha participado en diferentes giras con artistas  como Raimundo Amador, Lole Montoya, Javier Ruibal, Remedios Amaya, Montse Cortés, El Guadiana y Yelsy Heredia. 

Elaborado durante casi cuatro años, ‘Varekai’ surgió “estando en Nueva York en una gira con el Instituto Cervantes. Estuve allí seis meses y en ese tiempo me dio para prepararme varios temas que además engarcé muy bien con otra música que me encanta, el jazz. Poco a poco he ido completándolo, sin prisa ninguna, hasta que hace un año comenzamos la grabación y los arreglos”.

El sugerente título “responde a varias razones”, asegura Rycardo. “Está dedicado a mis mayores, porque mi conservatorio ha sido mi casa, es como una especie de homenaje a ella”, pero además “es un momento espiritual, es como una forma de vida”.

“Creo que ha quedado un disco muy personal”, continúa el tocaor, un músico que no oculta la dificultad que entraña “componer diez temas para guitarra”. Porque para él no es lo mismo “ponerte a trabajar acompañando a cantaores, como me ha podido pasar con Guadiana, Esperanza Fernández o José Valencia, con los que he participado en sus discos”, que hacerlo en solitario. “Cuando uno tiene que recorrer caminos nuevos despiertas esa parte de ti que está dormida”.

La creación es pues es parte innata en un guitarrista que admite que “en mis primeros años me ponían las falsetas y yo ya les daba una vuelta. ‘Niño, que eso no es lo que yo te puse’, me decían (risas). Es algo que llevo dentro”. 

Acostumbrado a moverse entre todo tipo de músicas, reconoce que no tiene gustos definidos, “me gusta la música que me emociona, sea del tipo de que sea.Está claro que me he criado en el flamenco, pero también he pasado muchos ratos con músicos de jazz y otras disciplinas y también me encantan”, añade.

“Hoy en día no puedes quedarte con una sola cosa-continúa-, es como cuando vas a un restaurante moderno y te ponen un plato con influencias de la cocina israelí o cocina japonesa, todo está influenciado y eso ocurre en las artes también”, destaca.

Aunque en alguna ocasión ha estado en Jerez, donde incluso “di mis primeros pasos con la guitarra con Antonio Jero y Luis Balaguer”, el lebrijano considera un “auténtico lujo” estrenar su disco “en un sitio como éste. Ya tuve la oportunidad de hacer un concierto en Madrid hace unos meses, y ahora me toca Jerez, un sitio que da respeto pero que también te motiva como artista, no hay nada más que mirar las dinastías guitarrísticas que han nacido en esta tierra”,  afirma.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios