A mostrar que no es un farol

  • Ferrari buscará en Shanghái dar continuidad a su triunfo en Australia y Alonso se lo toma ya con humor.

Vettel, bajo la lluvia en Shanghái Vettel, bajo la lluvia en Shanghái

Vettel, bajo la lluvia en Shanghái / EFE

Tras dar el golpe en la primera carrera de la temporada de Fórmula 1, Sebastian Vettel y Ferrari buscarán ratificar en Shanghái que están en condiciones de pelear el título con Mercedes. No ver a una flecha plateda en lo más alto del podio resultó extaño, pero el piloto alemán espera que esa imagen pueda volverse habitual en 2017.

"El equipo ha evolucionado", afirmó Vettel en la rueda de prensa previa al Gran Premio de China de este fin de semana. "Estamos en una mejor posición, nos sentimos más cómodos y con más confianza que el año pasado", afirmó el germano, que tras un 2015 aceptable y un mal 2016 sueña con que 2017 sea el año en el que Ferrari pueda acabar con la dinastía de Mercedes. "Si hablamos de cargas y velocidad en las curvas, estos coches son definitivamente los más veloces que hemos tenido", destacó el cuatro veces campeón mundial con Red Bull.

El alemán luce de buen humor en el inicio de la temporada, como demostró al hablar sobre la relación personal que tiene con su coche, al que apodó Gina. "Le puse un nombre, pero no es que la acaricie por las mañanas o la llame para preguntarle cómo está", bromeó.

La confianza es tal en Ferrari que ni siquiera las lluvias previstas para el domingo parecen ser un problema. "Generalmente, si el monoplaza es bueno en seco, también lo es en mojado", dijo el finlandés Kimi Raikkonen, segundo piloto de Ferrari, que añadió: "No estamos preocupados por las condiciones del tiempo".

La principal preocupación de Ferrari, en verdad, pasa por la extensa recta que tiene el circuito de Shanghai, ya que Mercedes podría sacar allí ventajas si es que efectivamente tiene el bólido más veloz. Mercedes aceptó con gusto el desafío de Ferrari en Australia, aunque una nueva derrota seguramente ya no cause tanta gracia a la escudería germana.

Lewis Hamilton buscará volver a ganar, y qué mejor que hacerlo en China, donde posee un récord de cuatro victorias. El británico se mostró contento de poder tener "finalmente una verdadera carrera" con Ferrari y vaticinó un Mundial en el que habrá que "luchar realmente mucho". El desafío planteado por Ferrari llega en un buen momento para Hamilton, más maduro en los últimos tiempos. "Tenemos al mejor Lewis de los últimos cuatro años, tanto dentro como fuera de la pista", dijo Toto Wolff, jefe del equipo Mercedes.

Un escalón por debajo de los Mercedes y Ferrari aparece Red Bull, que espera recortar diferencias tras comenzar con mal pie el año. "Hay una distancia, pero tengo confianza en que podremos achicarla en las próximas carreras", dijo el piloto holandés Max Verstappen.

Mucho más lejos está en cambio el McLaren de Fernando Alonso, resignado ya a otra temporada lejos de los primeros puestos. Aunque el doble campeón mundial se lo toma con humor: "Prefiero estar aquí antes que en el supermercado de mi ciudad. El equipo no es muy competitivo ahora, es verdad, y no hay nada que podamos hacer de un día para otro, pero al mismo tiempo el equipo está esperando un trabajo extra de mí ahora, unos resultados extras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios