Acreedores de Fivesur acampan ante la constructora por nuevos impagos

  • Un grupo de proveedores se planta a las puertas de la empresa para exigir el pago de la deuda · Los nuevos propietarios esgrimen que no tienen dinero y se niegan a dar más explicaciones a los afectados

Comentarios 14

José María García (Poliester Menesteo) permanecía ayer apostado a las puertas de Fivesur en espera de alguna respuesta de los nuevos propietarios de la constructora jerezana, la sociedad Saba Serveis -participada por alguno de los socios de la alicantina San Juan Urbana a la que la Junta de Andalucía apuntó como interesada en la compra-, que no ha hecho frente al pago de la deuda para la que ayer vencía el plazo.

Anímicamente hundido tras dos noches acampado junto a la sede de la empresa en la barriada Las Flores, García, sobre el que pesan varias órdenes de embargo por los reiterados impagos de Fivesur terminó por reventar ayer después de conocer que un juzgado había dado orden de precintarle una nave industrial con toda la maquinaria dentro.

"Si mañana -hoy para el lector- no tengo respuesta, hago lo que sea para que me lleven al calabozo; lo que sea, porque estoy desesperado y para estar aquí tirado como un perro y perseguido por la justicia, mejor estoy en la cárcel, donde al menos me darán de comer", sentenció entre sollozos García, uno de los más de 200 acreedores de Fivesur que confiaban en que el problema se solucionara tras la compra de la constructora por el grupo alicantino.

Los nuevos propietarios anunciaron a finales de la semana pasada a los proveedores, sin más explicaciones, que aún no disponían de liquidez para abonar los pagarés con fecha de vencimiento de 31 de marzo, el primero de los pagos previstos tras el acuerdo de compra-venta por el que, según aseguró el consejero andaluz de Empleo, Antonio Fernández, la promotora Saba Serveis se hacía a principios de mes cargo de la deuda, la totalidad de la plantilla y las obras, paralizadas por la quiebra financiera en la que entró la constructora tras dejar de pagar en el último trimestre de 2007.

El acuerdo, según señaló el propio consejero, muy criticado por los proveedores que hasta superar la decena se sumaron paulatinamente ayer a la acampada a las puertas de Fivesur iniciada por García, también puso freno al concurso de acreedores iniciado por las subcontratas cuando la deuda total ascendía a nueve millones de euros.

Tras conocer que los nuevos propietarios tampoco pagarían, un grupo de 40 acreedores se reunió el viernes con su representante legal y decidieron, no sin división interna, dar una semana de plazo para, en caso de no recibir respuesta, poder retomar el concurso de acreedores.

En estos términos lo explicó ayer su abogado, Adriano de Ory, quien pese a sus reiterados intentos por arrancar un compromiso de pago a la empresa se ha encontrado hasta ahora con el silencio por respuesta. "Cuesta trabajo que se ponga alguien al teléfono y cuando lo hacen es para decir que están liados con los poderes, pero no enseñan ningún papel". De Ory también ha intentado contactar con algún responsable de la Consejería de Empleo, pero "tampoco han dado da la cara".

Algunos de los asistentes a la reunión trató de persuadir a José María García de su intención de acampar a las puertas de Fivesur al entender que no les beneficia. Pero la situación del propietario de Poliéster Menesteo, como la de muchos otros entre los 200 acreedores, es dramática, ya que también se ha visto salpicado por la suspensión de pagos en empresas del Grupo Jale. "Lo único que pido es un papel, un escrito oficial para que pueda llevarlo al Juzgado y me dejen tranquilo", subrayó García, quien apostilló "si no tienen dinero, cómo han comprado la empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios