Las Angustias vuelve a cortarse al tráfico el lunes durante un mes

  • El corte por el inicio de la segunda fase de la peatonalización se mantendrá hasta el 10 de febrero

  • El proyecto, incluida la decoración, estará listo para la primera semana de marzo

Obras de la primera fase de la peatonalización de la plaza de Las Angustias y su entorno, el pasado mes de noviembre. Obras de la primera fase de la peatonalización de la plaza de Las Angustias y su entorno, el pasado mes de noviembre.

Obras de la primera fase de la peatonalización de la plaza de Las Angustias y su entorno, el pasado mes de noviembre. / miguel ángel gonzález

Pasadas las fiestas navideñas, Las Angustias y calles aledañas volverán a cortarse al tráfico a partir del lunes. La delegación de Movilidad anunció ayer la activación el próximo día 8 de enero a las ocho de la mañana de la regulación especial de tráfico en el entorno de Las Angustias para la ejecución de la segunda fase de peatonalización de la plaza, en la que se prevé la realización de obras de canalización y reurbanización en la calzada de una 'L' de su perímetro, en concreto la prolongación de Diego Fernández Herrera y el cruce de las calles Higueras y Levante.

El corte de tráfico estará en vigor hasta el 10 de febrero y afectará a todos los accesos a la céntrica plaza, mientras que los vehículos procedentes de Diego Fernández de Herrera en dirección a Las Angustias serán desviados hacía Medina por calle Santa Rafaela María, que cambiará el sentido de circulación.

La regulación especial de tráfico dispuesta por Movilidad impedirá igualmente el acceso a la plaza desde Corredera, por lo que los vehículos que circulen por Pedro Alonso únicamente podrán girar hacia la derecha en dirección plazas del Arenal y Estévez. Asimismo, los residentes de las calles Molineros, Granados -que también cambia el sentido de circulación en el tramo entre Campaña y Porvenir-, Sol y su entorno podrán acceder a sus inmuebles por Pedro Alonso y Sol, o bien por Empedrada, Mariñíguez y Campana.

Las personas con movilidad reducida, motocicletas, vehículos de carga y descarga y servicios de hotel, que habitualmente estacionan en calle Santísima Trinidad, podrán acceder y salir a la zona por calle Medina, desde la que también podrán acceder a sus garajes los residentes de Higueras.

Autobús urbano y rural

Las obras de peatonalización también implicarán cambios en las líneas del servicio de los autobuses urbanos y al Jerez rural que realizan parada frente a la iglesia de Las Angustias, en concreto las líneas 7, 8, 9, 10 y 15, cuyas cabeceras se trasladan a la calle Porvenir, junto a la intersección con Marimanta. Del mismo modo, la cabecera de las líneas 1, 5, 6, 11, 12 y 14 pasa al inicio de la calle Arcos, mientras que la de las líneas 2, 3, 4, 10 y 18 se establece en la calle Honda. En cuanto al servicio de transporte hacia el Jerez rural, su cabecera provisional se traslada a Diego Fernández Herrera, en el tramo comprendido entre las calles Descalzos y Manolo Yélamo.

Proyecto y presupuesto

Tras las obras de canalización y reurbanización de la segunda fase se procederá a completar el proyecto con la instalación de los elementos de decoración, por lo que la actuación completa se prevé que esté finalizada para la primera semana de marzo.

El proyecto, con cargo a los fondos Edusi en una actuación cofinanciada por la UE a través del programa operativo de crecimiento sostenible FEDER 2014-2020, tiene un presupuesto total próximo a los 580.000 euros, de los que cerca de 200.000 corresponden a la peatonalización, a los que se suman los 380.000 euros del coste de renovación de redes, a cargo de Aquajerez.

Las obras, de cuya ejecución se encarga la empresa Martín Casillas, contemplan la peatonalización completa de dos de las calles perimetrales de la plaza de Las Angustias, en concreto el tramo de setenta metros de longitud de la prolongación de la calle Diego Fernández Herrera y el pasaje de 50 metros entre las calles Levante y Corredera. Para ello está prevista la eliminación de la calzada y su transformación en plataforma única con la instalación de solería similar a la existente en Corredera.

En consecuencia, las calles que confluyen con la prolongación de Diego Fernández Herrera en la plaza, en este caso Santísima Trinidad e Higueras, pasarán a ser semi-peatonales y tendrán acceso restringido a residentes y vehículos de carga y descarga de los comercios de la zona.

En los otros dos laterales de la plaza, el de delante de la iglesia de Las Angustias y el que discurre entre Corredera y Porvenir se procederá a la retirada de adoquines para su sustitución por un nuevo pavimento de aglomerado que reducirá el ruido del paso de vehículos.

El Ayuntamiento completará la actuación con la plantación de árboles y la instalación de mobiliario urbano de características similares a los existentes a la plaza y acordes con su carácter histórico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios