El Ayuntamiento se plantea abrir por fin los Claustros en 2009

  • Fomento Económico solicitará una cuarta escuela taller para culminar la rehabilitación del monumento y convertirlo en referente turístico de la ciudad

Después de ocho años de rehabilitación de los Claustros de Santo Domingo, ayer se dio un paso más hacia su reapertura con la clausura de la III Escuela Taller que ha trabajado en su restauración, y en la que estuvo presente el delegado de Fomento Económico, Francisco Lebrero, junto al director del Área de Formación, Antonio Junquera, y el director de la Escuela, Manuel Granados. Sin embargo, para la recuperación total del monumento será necesaria una cuarta Escuela Taller, que el Ayuntamiento solicitará a la Junta de Andalucía a comienzos de 2008. "Todavía hay partes por restaurar, que una escuela taller puede acometer con garantía de éxito, sobre todo, porque no representa ninguna peligrosidad para los alumnos", comentó Lebrero. Asimismo, queda una parte para culminar la obra final, como la sala 'De profundis', que será acometida por entidades externas por su complejidad.

Asimismo, el delegado, que ya adelantó a este Diario en septiembre que la reapertura del monumento sería "en un plazo de tiempo razonable", no quiso aventurarse en fechas concretas y apuntó de nuevo que es "razonable pensar que en un par de años estaría culminado el proyecto en cuestión y el monumento se podría poner en valor a partir de ese momento. Abrir se pueden abrir con lo que tenemos ahora, pero perdería su valor si no se viera el conjunto al completo". Respecto al futuro de los Claustros, el delegado subrayó que con "tan sólo visitar este monumento y cuando esté ajardinado y acondicionado por completo, será un elemento arquitectónico de primera magnitud". "Los Claustros de Santo Domingo están llamados a ser el centro de gravedad desde donde partan rutas turísticas de la ciudad", comentó Lebrero, que recordó a los chavales que ayer se 'graduaban' que ya "forman parte de la historia de esta ciudad porque han puesto su granito de arena en la recuperación de los Claustros".

"Cuando entré en la escuela taller no sabía ni lo que era un ladrillo. Ahora sé bastante. He aprendido todo lo que he podido sobre albañilería estos dos años". Úrsula Reina Diosdado ha formado parte de esta Escuela Taller, un proyecto financiado por la Junta de Andalucía, a través del Servicio Andaluz de Empleo y por el Fondo Social Europeo y ejecutado por el Ayuntamiento, a través de Fomento Económico. El objetivo fundamental es conseguir la inserción sociolaboral de los jóvenes, dotándoles de la preparación adecuada para enfrentarse a un mercado de trabajo cada día más competitivo, además de la rehabilitación y consolidación, de una parte, de los Claustros de Santo Domingo, ubicado en el convento del mismo nombre, de propiedad municipal y que es testigo del importante pasado del Monasterio. Para ello, en esta Escuela Taller han participado unos 75 chavales repartidos en módulos de albañilería, carpintería y cantería.

"El futuro lo tengo más claro. La experiencia la tengo, pero viendo cómo están las cosas..., pero ya estoy buscando trabajo. Aunque es un mundo de hombre, estoy convencida de que entraré", comenta Úrsula, que asegura que ante el futuro, con estos dos años de formación, se siente más fuerte. "Lo que más me ha gustado -añade esta alumna- ha sido el compañerismo y las ganas de aprender de todo el mundo. La satisfacción que me va a dar cuando los claustros estén abiertos y diga, yo puse aquí mi granito de arena, es emocionante. Repetiría la experiencia y me quedaría 20 años más". Patricio Cordero Torres, experto en carpintería, también ha formado parte de este Taller, en el que dice que ha "aprendido bastante. Es una oportunidad que no pude dejar pasar y ya estoy buscando trabajo. Estoy muy satisfecho de la labor, y aunque su trabajo ha costado, seguiría aquí de por vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios