historia

'Circunvinación', la aventura del jerez

  • El escritor y capitán de navío Luis Mollá relata en el Consejo Regulador el viaje que el jerez hizo alrededor del mundo

  • Una primera circunnavegación que celebrará en 2019 su V centenario

Comentarios 1

Acompañado de un buen vino, dar la vuelta al mundo se encara mucho mejor. Lo sabían ya bien, hace casi 500 años, los marineros que embarcaron desde Sanlúcar en cinco naos para rodear la Tierra. También es conocedor de ello el escritor y capitán de navío de la Armada y profesor en Elcano Luis Mollá, quien ayer ofreció en el Consejo Regulador la conferencia 'El vino de Jerez en la 1ª circunnavegación'. El autor, en su labor de documentación para una novela sobre la vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano (que verá la luz con Almuzara), acudió al Archivo General de Indias donde halló legajos que documentaban que en ese viaje embarcó vino de Jerez, fuentes como el 'libro de bastimentos'.

"Dentro de dos años se cumple el quinto centenario de ese viaje y se va a hablar mucho de eso, y Sanlúcar será la capital cultural de Andalucía. Lo que trato con esta conferencia es de empujar un poco a Jerez y a la gente del vino de Jerez a que se suban a este carro. No olvidemos que si Elcano fue el primero que dio la vuelta al mundo, el jerez fue el primer vino que dio la vuelta al mundo también", recuerda Mollá. "Cualquier -añade- vino que se viera en esta tesitura le sacaría punta a esta efemérides. Creo que esta ciudad debe ponerse las pilas también para celebrarlo".

De Sanlúcar partieron el 20 de septiembre de 1519 cinco barcos. El 'libro de bastimentos' (con cerca de 200 páginas) recoge todas las partidas que se embarcan, y ahí se puntualiza que el vino es jerez. "Creo que el Consejo debería amparar una iniciativa como dedicar botellas con una etiqueta especial, a este quinto centenario. Igual que existe la palabra circunnavegación, yo me he inventado la circunvinación, que define este acontecimiento", dice Mollá. También se apunta en estos documentos que se embarcaron 253 botas y 417 odres para un total de 246 personas, lo que le cuesta a la Corona medio millón de maravedís, es decir, unos 60.000 euros actuales.

Una expedición, la de Magallanes-Elcano, que era comercial pero que no comercializaba lo que llevaban, que era sólo para consumo propio. "De hecho, lo que comían y bebían los marineros estaba perfectamente reglamentado y respecto al vino, lo que le correspondía a cada uno era media de azumbre diaria, es decir, un litro, que se repartía en cuatro cuartillos. Un vino para una vida dura que les daba mucha energía y que no les dejaba pensar mucho en lo que realmente estaban haciendo en ese viaje".

A bordo de dicha expedición marchaban muchos jerezanos, pero en concreto, Ginés de Mafra, fue uno de los 18 supervivientes que regresa a Sanlúcar tres años después, en la nao 'Victoria', tras grandes padecimientos. Al mar se dedicó el resto de su vida y fue nombrado contador en una de las Islas de las Especias. De hecho, escribe un libro sobre el Estrecho de Magallanes que se encuentra en el Archivo de Indias y que apareció en los años 20 del siglo pasado. Otro de esos 18 fue Antonio de Pigafetta, encargado de escribir este relato de la vuelta al mundo, obra vendida al dogo de Venecia que se pierde, pero que antes fue entregada a un monasterio en el que por suerte se hicieron tres copias. Otra fuente para saber lo que pasó en esos tres años de viaje fue la entrevista de Elcano con el rey Carlos I, y a la que no invitó a Pigafetta.

Mollá, cuyas interesantísimas historias darían para otra circunnavegación, presentará su próxima novela, casi con toda seguridad, en mayo. Una nueva cita con la aventura, historias desconocidas que embarcarán al lector en el mejor viaje de su vida, el que nunca podrá hacer.

más noticias de JEREZ Ir a la sección Jerez »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios