fútbol Xerez DFC - La Palma CF: 2-0 / Xerez CD - Atlético Espeleño: 4-1

Jerez, tiempos pasadosHistorias, curiosidades, recuerdos y anécdotas

Ciudad y frontera

  • Representación del rey Alfonso X el Sabio, en un códice de la Biblioteca Nacional de Madrid de la Primera Crónica General de España

PARA muchos, jerezanos o no, Jerez , en algunos aspectos, es un pueblo. Es más, se obstinan en que lo siga siendo. Especialmente, en las altas esferas de la política, a Jerez la tratan como a un pueblo más; tal vez porque no tenga un equipo de fútbol en primera división, que eso viste mucho y es lo que, hoy día, parece dar cachet de gran ciudad.

Pero Jerez, y eso hay que dejarlo bastante claro, de una vez por todas, oficialmente lleva más de siete siglos siendo ciudad. Así, al menos, desde que por vez primera se la denomina como tal, en un privilegio, firmado por Alfonso X el Sabio, expedido en Villa Real, a 6 de noviembre de 1267. Hace exactamente setecientos cuarenta años.

Por dicho privilegio, el rey sabio designa a los cuarenta caballeros, llamados del Feudo, los cuales quedaban encargados de la custodia de las cuatro puertas de "la ciudad". Y hay otro privilegio de un año después, éste expedido en Xerez, el lunes 29 de octubre de 1268, en que igualmente se utiliza la palabra ciudad, en documento por el cual se otorga a los dichos cuarenta caballeros del feudo, casas y tierras, para su morada y sustentamiento.

Aunque hemos de reconocer que dicho título de ciudad se usaba, indistinta y alternativamente con el de villa, que era otra denominación que se utilizaba, precisamente, para distinguir a poblaciones importantes de aquellas aldeas y lugares que no ostentaban tales privilegios. Lo que, según nuestro modesto parecer, venía a confirmar la calidad de ciudad concedida a Xerez.

Así figura en otros privilegios, como en el relativo a la fundación del real convento de Santo Domingo, fechado en Xerez, a 13 de noviembre de 1267; igual que en el que se señalan los treinta donadíos concedidos a la ciudad por real cédula del mismo rey, fechada en Toledo, el 12 de octubre de 1269; y por privilegio del rey Sancho IV, expedido en Sevilla el 6 de septiembre de 1286; así como por privilegio de Alfonso XI, confirmando la donación del castillo de Tempúl, dado en Valladolid, el 20 de febrero de 1333, en el que en dos ocasiones se usa la palabra villa.

Nuestra ciudad es villa, en otro privilegio del mismo monarca, sobre amojonamiento del término de Tempúl. Y al nombrar a los trece regidores de la ciudad, en 1345, dicho rey utiliza por cuatro veces la palabra villa. También la nombran como villa - y en esto nos igualaríamos a Madrid, que era villa y corte - los reyes don Enrique II, don Pedro I, y don Juan I, en otros tantos documentos que obran en el Archivo Histórico Municipal, fuente inagotable de nuestras investigaciones de carácter histórico; especialmente las valiosas Memorandas de Cabildo.

Ciudad y frontera

Dispuesto por el citado rey don Juan I, por privilegio de 22 de abril de 1380, fechado en Sevilla, que a la ciudad de Xerez se le diese el cognomento - renombre dado a un pueblo por notables circunstancias - de Frontera, dejándose el de Sidonia que se venía usando indistintamente, se acostumbró ya a usar, en todos los documentos, así reales como del Concejo, el calificativo de ciudad, como lo confirman y prueban documentos posteriores, reales cédulas y cartas firmadas por los reyes don Enrique II y don Juan II.

Pero es necesario consignar que ya don Alfonso X el Sabio, usó por vez primera el cognomen de Frontera, en el mismo año de la Reconquista de Xerez, en 1264, al conceder ciertas mercedes al caballero don Beltrán Riquelme y a su mujer doña Polonia, utilizando para ello la frase de "la mi noble Villa de Xerez de la Frontera".

Esta misma expresión la repetiría el reconquistador de la ciudad, en el privilegio ya citado del nombramiento de los cuarenta Caballeros del Feudo, en 1267, y por el que establecía en Xerez la residencia de los que fueron llamados Adelantados Mayores de la Frontera; denominándose sus primeros alcaldes don Álvar Fáñez, don Fernán Pérez Ponce y don Álvaro de Viedma, obispo de Mondoñedo, "los Fronteros de Xerez".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios