Coag vuelve a sacar a miles de ganaderos a la calle para exigir soluciones inmediatas

  • El Ministerio de Agricultura recibe a los responsables de la organización agraria al término de la manifestación, aunque lamenta que opte por la movilización frente a la postura de Asaja y UPA, partidarias de agotar la vía de diálogo que permanece abierta

La Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) elevó ayer el tono de sus protestas en la tercera manifestación, la segunda en Madrid, que convoca esta organización agraria desde noviembre ante la crisis ganadera provocada por el incremento de los costes de producción, la caída de los precios en origen y coyunturas sanitarias como la 'lengua azul'.

En el habitual baile de cifras de toda movilización que se precie, y que en esta ocasión oscila entre los más de ocho mil manifestantes, según los organizadores, y los poco más de mil, según las fuerzas de seguridad, en torno a medio millar de ganaderos de la provincia, para cuyo desplazamiento se fletaron 11 autobuses, acudieron a la cita en representación de las 7.200 explotaciones, la totalidad de la zona, afectadas por una crisis cuyos orígenes se remontan a principios del año pasado y que parece no tener fin, al menos a corto plazo.

Entre ruidos de cencerros, silbatos y tambores, y bajo el lema 'En defensa de los ganaderos. Por un futuro digno', la manifestación discurrió desde mediodía hasta pasadas las dos de la tarde entre la Puerta de Alcalá y el Ministerio de Agricultura, ante cuya sede se concentraron los miles para insistir, según explicó el responsable sectorial de Coag-Cádiz, Ángel Ruano, en su demanda de "soluciones reales, medidas viables que nos permitan mantener nuestras explotaciones".

A pie del edificio ministerial, y con un ruido ensordecedor de fondo, Ruano agradeció el esfuerzo realizado por los cientos de ganaderos de la provincia que secundaron la protesta, tanto por la especial dificultad que representa para los ganderos abandonar tantas horas sus explotaciones, como por la dureza del viaje desde una de las provincias más alejadas de la capital.

Después de viajar toda la madrugada, a la representación gaditana y andaluza, de las más nutridas, aún le quedaban fuerzas para hacerse notar con sus gritos y pancartas en una manifestación en la que no faltaron los animales, aunque de cartón piedra, con los representaron un corral de ovejas y terneras para las que los ganaderos pedían a la titular de la cartera de Agricultura, Elena Espinosa, 'Ministra, aliméntalos tú, que nosotros no podemos'.

Con los productores divididos entre los partidarios de la agitación (Coag) y los de la negociación (Asaja y UPA), tal y como se encargó de recordar ayer el Ministerio de Agricultura, el director general de Ganadería, Carlos Escribano, recibió al término de la protesta a los dirigentes de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas, quienes hicieron entrega de sus reivindicaciones, entre ellas, las dos medidas que constituyen la columna vertebral de sus demandas.

Según recordó Ruano, de un lado está la concesión de las ayudas de mínimis de hasta 7.000 euros por explotación que autoriza la Unión Europea para situaciones de crisis; de otro, una ley de comercio que impida que los ganaderos vendan por debajo del precio de coste y que no permita cobrar los precios abusivos que tienen que pagar por sus productos los consumidores.

Precisamente, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), a la que, junto a Asaja, agradeció ayer el Ministerio de Agricultura su voluntad negociadora para agotar la vía de diálogo antes de recurrir a las movilizaciones, anunció ayer su decisión de presentar de manera inmediata una demanda ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para que investigue el comportamiento de las grandes cadenas de distribución en línea con su exigencia de una ley de márgenes comerciales "que evite los abusos de precios y la especulación", petición que también ha puesto la patronal Asja sobre la mesa de negociación.

Para Coag, sin embargo, el Ministerio de Agricultura sigue sin dar respuesta al grave problema del sector, ya que considera que las medidas adoptadas hasta la fecha -tanto las acordadas a finales de noviembre como las anunciadas tras la reunión del pasado miércoles- siguen siendo insuficientes para paliar la crisis.

"Nosotros queremos dinero, no para morir, sino para seguir", señaló el responsable de ganadería de Coag-Cádiz, quien subrayó que "las medidas que pedimos son perfectamente viables, pues no estamos pidiendo la luna".

Acto seguido, Ruano advirtió de que Coag mantendrá las movilizaciones mientras no se dé respuesta a un sector que está "al borde de la ruina" y en el que "si no se han producido ya más abandonos, es porque no hay quien lo compre".

Junto a las ayudas de mínimis y la ley de comercio, que disminuya las diferencias de precios existentes entre los ganaderos y los consumidores, que ascienden, según el líder nacional de Coag, Miguel López Sierra, "a una media del 600%". la organización agraria reclama la creación de una línea de préstamos ICO durante un periodo de 5 años, con uno de carencia y a interés cero para los titulares de las explotaciones de ovino, caprino, porcino, vacuno de carne y cunícola; la condonación del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social durante 2008 y la actualización del IVA compensatorio para las actividades ganaderas al 9% (en la actualidad está en el 7,5%), medida esta última que el secretario general del Ministerio de Agricultura, Josep Puxeu, se comprometió el miércoles a estudiar con el Ministerio de Economía.

López Sierra aseguró tras la reunión con Escribrano que el problema de los sectores ganaderos, especialmente el de los productores de ovino-caprino, vacuno de carne, porcino y conejos, se ha agravado aún más en las últimas semanas con las nuevas subidas del precio de los piensos y la tendencia a la baja de los precios en origen.

A juicio de López Sierra, en estos momentos peligra la viabilidad de 400.000 pequeñas y medianas explotaciones ante la imposibilidad de trasladar el aumento de los costes de producción a los precios de venta. En cuanto a las pérdidas acumuladas por el sector, Coag elevóa yer la cifra a 2.500 millones de euros en el conjunto del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios