El Consejo abre el debate para dar amparo a los nuevos vinos del Marco

  • Abordará la posibilidad de incorporar a la Denominación de Origen vinos sin fortificar y sin crianza o el uso de variedades autóctonas que expresan el territorio y las tradiciones

Botellas de vinos de jerez dispuestas para una cata. Botellas de vinos de jerez dispuestas para una cata.

Botellas de vinos de jerez dispuestas para una cata. / pascual

La otra realidad del jerez llega al Consejo Regulador. La nueva ola de vinos que recuperan tradiciones y variedades autóctonas del Marco, que miran al terruño y recuperan viejas prácticas artesanales suscita gran interés entre los operadores e instituciones del sector. Estos vinos que expresan el territorio serán objeto de debate en el seno de la nueva comisión constituida en el Consejo para abordar los temas que requieren una revisión de las normas con vistas a su posible incorporación al pliego de condiciones de los vinos de Jerez.

En otras palabras, la idea es estudiar la viabilidad de incorporar lo que ya se está haciendo en el Marco tanto por parte de bodegas consagradas como por jóvenes enólogos, legalizarlo para abrir la puerta a la comercialización con el sello de la Denominación de Origen.

La realidad paralela de vinos del Marco abarca nuevas prácticas enológicas -hay que insistir que reproducen las tradicionales- como los vinos sin fortificar, con uva sobremadurada, con asoleo, con poca crianza o sin crianza y vinos elaborados con uvas autóctonas recuperadas -otros clones de palomino, mantúa, perruno...-, pero también comprende los mostos y vinos sobretabla empleados en la elaboración del jerez, así como los vinos de las cooperativas y bodegas de la zona de producción, que se comercializan con el nombre de la localidad y la tipología propia de los jereces -fino de Chiclana, amontillado de Trebujena...-, pero sin el sello de la Denominación de Origen -Jerez, Manzanilla de Sanlúcar-.

"No se quiere entrar en conflicto con nada, sólo estudiar determinadas realidades enológicas que están surgiendo en el Marco y que tienen que ver con lo que antes era el jerez, pero que ahora tienen limitadas sus posibilidades por la fortificación y el envejecimiento" que exige la normativa actual de la Denominación.

El grupo de trabajo constituido formalmente el lunes aún no tiene calendario para el inicio de las sesiones, pero en la reunión previa se pusieron sobre la mesa los temas sobre los que se abrirá el debate con idea de buscar acuerdos de consenso para someterlos posteriormente a la aprobación del pleno del vino.

La reunión contó con la asistencia de responsables del Consejo Regulador, Fedejerez, Asevi-Asaja y cooperativas, es decir, de todas las organizaciones y sensibilidades representadas en el vino salvo de los manzanilleros de Sanlúcar, ausencia que responde a la inclusión de la polémica sobre el fino de Sanlúcar -al que Fedejerez quiere poner veto- entre los temas a debatir.

En el listado también figuran otros asuntos conflictivos que llevan tiempo coleando en el Marco como la ampliación de la zona de crianza a toda la zona de producción, sólo que ahora se cambia el enfoque para estudiar otras fórmulas para comercializar los vinos de los municipios que no forman parte del triángulo de crianza Jerez-El Puerto-Sanlúcar bajo el amparo de la Denominación de Origen, o definir los parámetros de calidad de la uva para establecer fijar el precio.

El director del Consejo, César Saldaña, explicó que no es un listado cerrado, ya que se podrán incorporar sobre la marcha todos los asuntos que se estime oportuno y requieren una modificación del pliego de condiciones, al tiempo que expresó el deseo del Consejo de que los representantes de la manzanilla reconsideren su posición para que la comisión cuente con "participación de todo el mundo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios